Suscriptor digital

De Entebbe a Lima, otros rescates históricos

Pablo Gaggero
(0)
4 de julio de 2008  

Pese a que fue un rescate militar, la violencia y la muerte estuvieron ausentes durante toda la operación Jaque, que liberó anteayer a 15 rehenes de las FARC, entre ellos Ingrid Betancourt.

Como toda operación de inteligencia exitosa, Jaque consumió tiempo, información, prudencia y paciencia. El resultado hizo que fuera quizá la más "impecable" de las que se conocen. Otras, en cambio, provocaron bajas, tanto entre los captores como entre los rescatistas, o terminaron en un desastre.

Entre las más exitosas se encuentra la incursión israelí en Uganda, el 4 de julio de 1976. En el aeropuerto de Entebbe, a orillas del lago Victoria, un comando palestino retenía a 250 pasajeros de un avión que había partido de Tel Aviv a París, el 27 de junio de ese año. Apoyados por soldados del régimen de Idi Amin, los palestinos dieron plazo al gobierno israelí hasta el 4 de julio para que liberara a varios de sus compañeros militantes. Un comando de 200 hombres, cinco aviones Hércules, dos Boeing 707, una limusina Mercedes-Benz y varios Land Rover formaron parte del operativo en el que murieron cuatro rehenes, los siete terroristas, 40 soldados ugandeses y el comandante de la operación.

Otro rescate exitoso comenzó la tarde del 20 de abril de 1997, cuando 140 militares peruanos iniciaron la operación Chavín de Huántar, para liberar a los 73 rehenes que Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) tenía en la embajada de Japón en Perú. En 15 minutos murieron todos los guerrilleros, dos soldados y un rehén. Los otros 72 cautivos fueron liberados.

Otros rescates no tuvieron el desenlace esperado. Munich 1972 fue uno de ellos, cuando se intentó liberar a 11 atletas israelíes en poder de un comando palestino. Todos los secuestrados murieron.

Un caso que conmocionó a la sociedad norteamericana se dio el 4 de noviembre de 1979, cuando 66 funcionarios de la embajada de Estados Unidos en Irán fueron retenidos por un grupo de estudiantes. El secuestro duró 444 días. Las flamantes autoridades del país, lideradas por el ayatollah Ruhollah Khomeini, reclamaban la vuelta del sha, exiliado en París.

El fracaso

El rescate, en abril de 1980, involucró aviones Hércules y 6 helicópteros que llegaron desde Egipto al desierto iraní antes de realizar el asalto a la embajada y a la cancillería iraní, donde había otro grupo de rehenes. Una tormenta de arena, fallas en los instrumentos de vuelo de una de las naves, y el choque entre un helicóptero y un avión, en el que murieron ocho soldados, obligaron a cancelar la misión y expusieron el fracaso al mundo. Los rehenes fueron liberados el 21 de enero de 1981, ya con Ronald Reagan como presidente de Estados Unidos.

La victoria de las fuerzas armadas colombianas de anteayer no borra la página negra escrita durante la toma del Palacio de Justicia por parte de 35 guerrilleros del M-19. Durante el combate de 28 horas, entre el 6 y el 7 de noviembre de 1985, murieron 11 de los 24 magistrados de la Corte Suprema. De los 300 cautivos, 215 salieron con vida.

Las más recientes operaciones de rescate, en territorio ruso y contra terroristas chechenos, fueron dos verdaderos desastres. Una en un teatro de Moscú, en donde los 700 rehenes y 60 separatistas (18 eran mujeres) fueron afectados con un gas experimental. Ese 26 de octubre de 2002 murieron todos los islamistas y 119 cautivos.

La otra, en una escuela de Beslan, Osetia del Norte, donde en una verdadera masacre murieron 350 personas -la mitad niños- a causa de la irrupción de las fuerzas especiales rusas para liberar a los 1200 rehenes que estuvieron 51 horas secuestrados por 40 extremistas chechenos.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?