Intimidación de productores contra diputados kirchneristas

Increparon a Kunkel, a Díaz Bancalari y a familiares de Patricia Vaca Narvaja
(0)
15 de julio de 2008  

LA PLATA.– Los diputados nacionales José María Díaz Bancalari y Carlos Kunkel debieron soportar anteayer, mientras estaban reunidos con familiares, sendas concentraciones realizadas por productores agropecuarios, que reprobaban su voto en favor de las retenciones móviles. Lo mismo le ocurrió a la familia política de la diputada Patricia Vaca Narvaja, otra férrea defensora del proyecto.

En diálogo con LA NACION, Díaz Bancalari contó que los ruralistas fueron a su casa, en San Nicolás, el domingo al anochecer. “Deben aceptar el voto que hace uno por convicción y el resultado que se dicte en el Congreso –dijo el diputado–. Vivimos en democracia . Ellos tienen derecho a manifestar sus opiniones, pero no a atacar los domicilios. Yo nunca les oculté mis convicciones. Los recibí y siempre les manifesté mi posición política... El domingo es el único día que podemos compartir con la familia. Mi esposa y mis seis hijos no tienen por qué pasar por esto.”

–¿Los productores atacaron su casa?

–No. No tiraron piedras ni huevos. Incluso, había un policía en la esquina y le pidieron permiso para cantar el Himno. Lo cantaron y se fueron. Después cené con mi familia y volví a Buenos Aires. No eran muchos. No llegaban a cien. Pero no eran productores de acá. Sólo reconocí a uno.

Antes de cantar el Himno, leyeron un fragmento de un solicitada publicada ese día en un diario local. Decía: “Condenamos a los representantes del pueblo que avergüenzan el rol que deben cumplir, al asumir la responsabilidad de legislar para el futuro y el bienestar de los pueblos, levantando la mano por la simple obsecuencia del mandamás de turno, con una falta de dignidad y sentido común que es imposible de explicar”.

Según Díaz Bancalari, ninguna manifestación logrará modificar las posiciones. “Las decisiones de los representantes del pueblo obedecen a firmes convicciones y ningún acto amenazante las va a alterar.”

El saludo de Kunkel

El mismo domingo de la manifestación contra Díaz Bancalari, pero en la localidad bonaerense de Carhué, unos 40 ruralistas se concentraron en el club San Martín de esa ciudad, donde el diputado Carlos Kunkel celebraba el cumpleaños de su suegra. Según la agencia de noticias Impulso Baires, Kunkel salió a la calle a saludar a los manifestantes con los dedos de una mano haciendo una V y la otra sobre sus genitales. Luego llegó la policía y llevó al diputado, su esposa y su hija a Florencio Varela, donde viven. LA NACION intentó comunicarse con Kunkel, pero no respondió las llamadas.

Con respecto al acto del campo previsto para hoy, el diputado sostuvo: “Es lógico que el acto sea en la puerta del zoológico, porque ahí están los gorilas, y no extraña que estén convocados también Eduardo Duhalde, Elisa Carrió, Patricia Bullrich Luro Pueyrredón y supongo que irá también María Julia Alsogaray”.

En el caso de Vaca Narvaja, la diputada denunció que su familia política participaba de un cumpleaños en la localidad bonaerense de Roberts cuando unos 20 autos rodearon la manzana tocando bocina. “Además, al día siguiente los amenazaron con matarlos o quemarles la casa”, dijo la legisladora, que atribuyó el hecho a la gente de la sociedad rural del pueblo, que se opone al proyecto de retenciones.

Contra la Federación Agraria

  • Unos 30 militantes de La Cámpora, la agrupación de jóvenes kirchneristas que lidera Máximo Kirchner, realizaron ayer una manifestación en Piedras al 300, frente a la filial porteña de la Federación Agraria, entidad a la que acusaron de ir "en contra del pueblo argentino". El diputado Juan Cabandié, dirigente de La Cámpora, sostuvo que Alfredo De Angeli, presidente de la Federación Agraria de Entre Ríos, "deshonró a los fundadores" de esa agrupación. "De Angeli quiere que cada señora que hace sus compras pague 80 pesos por el kilo de lomo para aumentar sus extraordinarias ganancias", dijo Cabandié.
  • ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?