Extrañeza de la vida

(0)
19 de julio de 2008  

Pasiones de la línea

Por Osvaldo Picardo

Ediciones En Danza/90 páginas/$ 20

Osvaldo Picardo (Mar del Plata, 1955) propone una lúcida reflexión de la insistencia con que las trampas de la realidad son transitadas una y otra vez en el transcurrir humano y, al propio tiempo, los ardides del hombre para hallar nuevos rumbos y misterios en ese destino cíclico, obstinado. Lo sugiere el poema "El arte de la pesca": "Parece mentira, pero/ lo que ya sucedió es lo que se espera,/ aunque no vuelva a suceder". Dotados de una austeridad que recuerda la de la gran poesía norteamericana con cierto toque procedente de Alberto Girri, estos poemas se dividen en tres secciones: La máquina del mundo, Error de cálculo y Lecturas y variaciones de la línea. El capítulo inicial acoge seres y objetos muy variados con un lirismo cuasi filosófico. El capítulo siguiente proclama: "Tus esfuerzos fueron inútiles/ y lo único cierto fue lo que no tuviste ". En la última sección, esa línea que irrumpe desde el título y dibuja sutiles filigranas. Provisto de una sólida base cultural, el poeta propone aquí múltiples niveles de lectura. A la polisemia propia de toda poesía, aúna un "juego" peculiar: diez de estos treinta y cuatro poemas parafrasean o acogen versos de poetas célebres, desde W.B. Yeats, Alexander Block y Lu Yu hasta Borges, John Berger y G.M. Hopkins; o bien reescriben tramos de la correspondencia entre Nelly Sachs y Paul Celan, y una carta de Lord Byron a Thomas Moore. Con idéntico recurso, tanto el título del volumen como algun poema son paráfrasis del libro De Docta Ignorantia , de Nicolás de Cusa. Aunque el libro puede navegarse sin conocer esas fuentes, de las que el autor deja constancia al final, conocerlas ayuda a resignificar los poemas y a aceptar la gozosa propuesta de releerlos a la luz de esta información. Un rico trayecto para redescubrir a un poeta capaz de preguntarse sobre el periplo humano a partir de la interrogación a un cerebro, a una gata que duerme, a un poema de Pound, a un geriátrico, a pájaros muertos o al travesti que "dibuja, minuciosa, su boca al espejo". En todo late, para Picardo, la espléndida extrañeza del vivir.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?