Suscriptor digital

Rusia: Yeltsin salió a enfrentar la crisis

Aliados: el presidente y su premier quieren el aval del Parlamento y de los líderes europeos para acceder a créditos del FMI.
(0)
11 de julio de 1998  

MOSCU.- Ante el incremento de los problemas económicos, el gobierno ruso busca obtener del Parlamento la aprobación para una serie de nuevas leyes impositivas, y desea recibir entre 10.000 millones y 15.000 millones de dólares en nuevos préstamos del Fondo Monetario Internacional (FMI)y otros organismos internacionales.

En una sorpresiva decisión, el presidente Boris Yeltsin llevó a cabo una misión diplomática con líderes europeos, como parte del esfuerzo por impulsar el apoyo a nuevos préstamos que permitan a Rusia salir de la crisis. Yeltsin mantuvo conversaciones telefónicas con el canciller alemán, Helmut Kohl; el presidente francés, Jacques Chirac; el primer ministro británico, Tony Blair, y el presidente norteamericano, Bill Clinton.

En tanto, la Casa Blanca expresó que es hora de concluir las conversaciones entre Rusia y el FMI sobre un nuevo paquete de asistencia internacional para proteger el rublo. "Es hora de que estas negociaciones lleguen a una conclusión", declaró el vocero Mike McCurry durante un informe a la prensa luego de que el presidente Clinton y su par ruso, Boris Yeltsin, conversaron por teléfono.

Al anunciar la ronda de llamadas internacionales, la oficina de prensa del Kremlin informó que Yeltsin seguirá sus contactos con otros dirigentes del G-8 y de organismos de crédito. Entre ellos, el Kremlin mencionó al primer ministro de Japón, Ryutaro Hashimoto, y al director gerente del FMI, Michel Camdessus.

El presidente ruso advirtió también sobre la existencia de planes subversivos para dar un golpe de Estado y subrayó que un intento de tomar el poder por la fuerza en Rusia está irremediablemente destinado al fracaso.

Por su parte, Kiriyenko se dirigió ayer al Consejo de la Federación, o Cámara alta del Parlamento, para obtener el respaldo al paquete de medidas de austeridad destinadas a impulsar la atribulada economía rusa.

Kiriyenko, que ha encarado problemas económicos desde que asumió el cargo en marzo último, presentó un panorama desolador de las finanzas rusas. "El mercado financiero prácticamente no existe y las tensiones sociales crecen en la sociedad, lo que naturalmente no es beneficioso para nuestra estabilidad".

Huelgas

En tanto, las huelgas de los mineros del carbón y de otros rubros industriales se han multiplicado debido a que millones de trabajadores llevan meses sin recibir sus sueldos. Los mineros carboneros bloquearon la circulación de los trenes cargueros en el Ferrocarril Transiberiano, en una medida similar a la que llevaron a cabo en mayo último.

Kiriyenko afirmó que el gobierno y la Cámara alta están de acuerdo, en general, con relación a lo que debe hacerse. "Estamos embarcados en el mismo bote y debemos adoptar nuestras decisiones en forma conjunta", dijo, e insistió en que "nunca" se devaluará el rublo. El gobierno ha temido, sobre todo, una devaluación de la moneda, que forzaría al alza de los precios y agravaría la ya penosa situación de la población rusa. Con ese objetivo, ha procurado defender fuertemente su moneda, que se ha mantenido relativamente estable, en alrededor de 6,2 rublos por dólar.

La crisis financiera se agravó durante los dos últimos meses, debido a la incapacidad del gobierno de cobrar los impuestos que se le adeudan, a los menores ingresos por exportación de petróleo crudo y al éxodo de inversionistas extranjeros.

Comida para perros

MOSCU (AP).- Las fuerzas armadas rusas, con el presupuesto bastante reducido, encontraron una nueva manera de bajar los gastos: alimentan a algunos de sus soldados con comida para perros, publicó ayer un periódico. Fiscales del ejército, que recientemente investigaron depósitos de alimentos cerca de Moscú, encontraron mil toneladas de comida enlatada para perros, afirma el diario Kommersant.

Cuando los fiscales advirtieron al comando militar acerca de su intención de investigar otros depósitos de comida en diferentes partes de Rusia, el teniente general Vyacheslav Savinov, jefe del servicio de provisión de alimentos, presentó su renuncia.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?