Suscriptor digital

La historia secreta de un pase que quedó en la incertidumbre

Palacio rechazó a Lazio porque firmó un precontrato con Barcelona; la crisis del club catalán dejó todo en una impasse
(0)
30 de julio de 2008  

Cuando hace más de un mes Rodrigo Palacio no se mostraba maravillado por la oferta de US$ 25.000.000 que Lazio había realizado oficialmente por su pase y Boca rechazaba la propuesta, el mundo futbolístico se preguntaba, sorprendido, por qué habían despreciado una cifra tan elevada. Algunos argumentaron que el fuerte anhelo del atacante de actuar en España fue trascendente -es cierto-, aunque no determinante. LA NACION tuvo acceso a la trama desconocida: a fines de enero último, Palacio firmó un precontrato con Barcelona, que luego, por la crisis institucional del club catalán, no se llevó adelante.

Todo empezó en el verano europeo de 2006. En los medios españoles comenzaron a sonar nombres de futbolistas argentinos como posibles refuerzos. Pero como el Mundial de Alemania elevaba las cotizaciones de los jugadores experimentados, se le apuntó a otros más jóvenes como Fernando Gago, Oscar Ustari, Fernando Belluschi y... Palacio. El primer contacto fue en diciembre de ese año: Joan Patsy, vinculado con Johan Cruyff y asesor de Barcelona, se reunió con Mauricio Macri. En ese momento, sólo hubo sondeos.

En 2007, cuando las autoridades azulgranas viajaron a nuestro país, pero para anunciar un convenio de colaboración futbolística con Arsenal, se produjo el primer contacto con el núcleo de Palacio.

Más adelante, el bahiense bajó su rendimiento y las críticas de los medios catalanes pusieron a Palacio en segundo plano. Cuando el traspaso parecía abortado, Patsy, antes de la Copa America de 2007, logró un preacuerdo verbal con el delantero. Pero nuevamente Palacio decidió dilatar su decisión de emigrar de Boca, con quien lo une un vínculo hasta 2010.

Otra vez, el fichaje parecía improbable. Pero el camerunés Samuel Eto o se rompió el menisco externo de la rodilla derecha y debió estar inactivo dos meses, hasta noviembre de 2007. De repente, el Barça volvió a pensar... en Palacio. En vísperas de Navidad, Patsy viajó a la Argentina y volvió a reunirse con los dirigentes xeneizes. Una de las peticiones de Barcelona fue obligar a Boca a comprar todos los derechos de Palacio, los de Banfield y Huracán (Tres Arroyos). En ese encuentro, todas las partes estuvieron de acuerdo, incluso Palacio, que dudaba de actuar en un club europeo con tantas presiones. El fichaje quedó pautado en 15.000.000 de euros.

¿Qué sucedió? El acuerdo de palabra debía quedar escrito en papel oficial del club catalán. Por eso los dirigentes españoles volvieron a su país y cuando se cerraba el mercado de invierno europeo, el 31 de enero último, se firmó el precontrato. Desde ese momento Palacio tiene apalabrado su traspaso al poderoso Barça .

El precontrato oficial fue firmado por Patsy, Roberto Depietri -representante de Palacio-, el propio jugador, José Ramón Palacio -padre de Rodrigo- y Pedro Pompilio, ya como presidente por la licencia de Macri. En tanto, Txiki Begiristain, secretario deportivo de Barcelona, siguió por teléfono todas las negociaciones.

El precontrato que vincula a Rodrigo con el Barça consta de cuatro hojas y en ellas se acordó lo siguiente: Palacio ficharía por tres temporadas más una opcional, a partir de enero/febrero de 2008 o de julio/agosto del mismo año; que el fichaje costaría 15.000.000 de euros, con 11.000.000 fijos y 4.000.000 variables. De estos cuatro variables, tres se pagarían a Boca si este prestase su participación en el Trofeo Joan Gamper, como ocurrió en 2003 para cerrar el traspaso de Juan Román Riquelme. Cabe recordar que el 16 del mes próximo, Boca disputará esa copa amistosa en el Camp Nou. Además, el precontrato dice que Palacio recibiría un bonus por cada actuación importante, que no sería cedido a la selección argentina durante la duración de la Liga española -a no ser que fuesen fechas FIFA-, y que el bahiense sería una de las imágenes de la firma de indumentaria Nike durante los primeros tres años de contrato.

Pero ante tamaño contrato, ¿qué ocurrió para que Palacio no estuviera actualmente compartiendo el equipo con Lionel Messi? Un vendaval institucional en el club catalán. Las temporadas sin títulos y algunas declaraciones "fuera de lugar" del presidente Joan Laporta propiciaron la reciente moción de censura. A pesar del evidente voto de castigo recibido por los socios, Laporta se aferró al cargo con la intención de agotar su mandato hasta 2010. Pero el club sigue en crisis y Laporta está convencido que debe incorporar a un futbolista con más pergaminos que Palacio, como puede ser Didier Drogba o Robinho. En caso contrario, la entidad quedaría aun más al borde del abismo.

¿Quién quedó en el medio de todo? Rodrigo Palacio, que sabe que es el momento de emigrar a Europa, aunque será feliz si continúa en la Ribera. Así es la historia de un pase que está congelado , aunque aún no descartado.

  • Monzón y Hamburgo, cerca del arreglo

    Esta tarde puede cerrarse el pase de Fabián Monzón a Hamburgo, de Alemania. El millón de dólares de diferencia entre lo que pretende Boca y lo que ofrecen los europeos sería saldado con un amistoso de los xeneizes en Europa el próximo año. En tanto, Damián Díaz ayer se hizo los estudios médicos y hoy se entrenará con Boca.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?