Suscriptor digital

Adiós milenio

Siguen las Fiestas de Fin de Siglo. A metros de la Plaza de Mayo, ya son un clásico de los sábados por la noche para aquellos que quieren mover el cuerpo sin salirse del circuito alternativo
(0)
16 de julio de 1998  

Desde siempre, las cuadras que rodean la Plaza de Mayo cobran una imagen de pueblo fantasma cuando llegan las noches del fin de semana. Un paisaje que se ha visto trastocado hace algún tiempo, cuando comenzaron a realizarse las Fiestas de Fin de Siglo. Los sábados, a metros de Rivadavia y Esmeralda, una pequeña muchedumbre pugna por entrar y formar parte de una celebración que ha ido cobrando fama gracias al viejo y conocido boca a boca.

El secreto del suceso es bastante simple: mezclar actividades y disciplinas. En una misma noche, en las Fiestas de Fin de Siglo, se pueden presenciar recitales en vivo de las bandas que animan el circuito de rock independiente, ser testigos de la actuación de una murga o un grupo de tango y -antes o después de las performances- bailar como si se estuviera en una disco. Al mismo tiempo, en las distintas pistas se presentan exposiciones de jóvenes pintores, fotógrafos y dibujantes.

La mezcla toma cuerpo en un centro cultural que funciona en una vieja casona edificada en 1810. El estilo colonial contrasta con la decoración psicodélica que los organizadores han elegido para ambientar el lugar. Como en las viejas pulperías, la barra es un antiguo mostrador detrás de las rejas y los precios de las bebidas se mantienen en niveles bastante accesibles (cerveza, $ 2,50 medio litro).

En la pista de la planta baja está plantado el escenario sobre el que tocan las bandas y lo que más se escucha cuando los grupos no están en escena son cadencias de rap y hip-hop. En las salas del primer piso se presentan las exposiciones y se baila con una selección de soul, disco y grandes éxitos del rock del70 y del 80.

Las Fiestas de Fin de Siglo nacieron en diciembre de 1996 por iniciativa de un grupo de amigos y peregrinaron por distintos sitios hasta que, a fines de 1997, se instalaron en la casona actual. La programación de recitales y exposiciones suele cambiar todas las semanas y, de tanto en tanto, se llevan adelante acontecimientos especiales. En este momento se presenta una exposición de cómics y este sábado tocarán Carmina Burana -de Rosario- y Andando Descalzo. Para cerrar el mes, el sábado 26, subirá al escenario Catupecu Machu, probablemente uno de los grupos más convocantes del circuito independiente en la actualidad; algo así como el padrino de las fiestas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?