Suscriptor digital

Harán del bosque petrificado de Santa Cruz un parque nacional

La Legislatura provincial cedió 80.000 ha que albergan los árboles fosilizados
Mariela Arias
(0)
5 de agosto de 2008  

RIO GALLEGOS.- Santa Cruz tendrá un nuevo parque nacional: el Bosque Petrificado de Jaramillo. Situado 600 kilómetros al norte de aquí, abrigará miles de árboles gigantes petrificados que componen el monumento natural Bosques Petrificados. La Legislatura santacruceña cedió a Parques Nacionales 80.000 hectáreas de tierras fiscales y le dio al Estado nacional dos años para que concrete su creación.

Con la ley aprobada el jueves pasado, la provincia tendrá ahora cuatro parques nacionales en su territorio. "Es un hecho histórico", comentó exultante Héctor Espina, director de la Administración de Parques Nacionales y oriundo de Santa Cruz.

"Ahora el monumento natural Bosques Petrificados quedará rodeado del Parque Nacional y será protegido por el Parque; así será mejor el control, ya que no se podrán realizar dentro de esta jurisdicción emprendimientos petroleros o mineros", que abundan en la zona norte provincial.

Los Bosques Petrificados se confunden, a lo lejos, con piedras del paisaje. Pero, al verlos de cerca en la dura superficie color caramelo, se adivina que alguna vez fueron árboles gigantes. Este es el yacimiento de árboles fósiles más grande de la estepa patagónica.

Hace 130 millones de años, durante el Jurásico, el área tenía un clima de gran humedad, que permitió el desarrollo de árboles de porte gigantesco. Luego, las erupciones volcánicas sepultaron vastas extensiones del territorio. Los bosques cubiertos por las cenizas fueron sometidos a procesos de petrificación.

Actualmente pueden encontrarse ejemplares de 35 metros de longitud y hasta tres metros de diámetro. Por eso, en este bosque petrificado están los árboles fosilizados más grandes del mundo, muchos de ellos desplomados y varios fosilizados in situ , donde pueden verse también las raíces y la base del tronco parado.

"La conservación de esta región resulta prioritaria, entre otros motivos, porque gran parte de su extensión ha sufrido un grado importante de deterioro, principalmente por el sobrepastoreo", explicó la diputada provincial Ana María Urricelqui, autora de la ley de creación del parque y oriunda de Jaramillo, el pequeño pueblo donde estará enclavado.

Espina confió que el trámite debería ser rápido. "Parques ya tiene presencia en la zona; ahora se podrán hacer algunas obras, como la sede del parque en Jaramillo, un centro de interpretación, lugar para los guardaparques, y se aumentará la cantidad de personal", explicó Espina a LA NACION. Para ello están esperando un crédito internacional de 30 millones de pesos que se destinará a varios parques nacionales, entre el ellos, el de Bosque Petrificados.

Un imán para los turistas

Por la riqueza paleontológica del lugar y, sobre todo, por la subyugante belleza de los troncos gigantes, se convirtió en el tercer destino turístico de la provincia, luego del Parque Nacional Los Glaciares y las pinturas rupestres de la Cueva de las Manos.

El bosque está en el corazón de la provincia y se accede a él a través de la ruta 3, su empalme, en el km 2074, con la ruta provincial 49 (de ripio), y 50 kilómetros de tránsito por ella hasta la casa del guardaparque.

"Entre la infraestructura para el lugar, está previsto también que productores de la zona puedan desarrollar algún emprendimiento turístico, para así poder garantizar servicios a los turistas que quieran quedarse."

Mientras en el centro del parque quedarán los troncos petrificados milenarios, a sus alrededores se garantizará la conservación de una singular comunidad de fauna de estepa árida, en la que se destaca la presencia de una importante población de guanacos, choiques, keús patagónicos, maras y comadrejitas patagónicas.

El futuro parque y el monumento reunirán mas de 80.000 hectáreas protegidas, en una zona donde pululan los emprendimientos mineros y petroleros, que ahora, con la ley, encuentran su límite. El lugar permanece abierto al público todo el año, y hasta que se concrete el parque se pueden visitar el sendero paleontológico (de 2 km) y la sala museo. El ingreso es gratuito y es una visita "de paso" para quienes recorren la ruta 3, especialmente en verano. Un paseo por el túnel del tiempo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?