Suscriptor digital

Juego de espejos

Muñecas histéricas producidas a imagen y semejanza de las modelos fashion por Martín Di Girolamo en contrapunto con Fiebre Forever, video del uruguayo Martín Sastre que recrea el mito de Isabel Sarli, actriz de culto, en Ruth Benzacar
(0)
9 de agosto de 2008  

De la Redacción de LA NACION

La asociación es inmediata. Esas chicas-objeto, de cuerpos perfectos, taco empinado y bocas colagenadas están inspiradas en las muñequitas de moda de las revistas del corazón y han sido el pasaporte a la fama del argentino Martín Di Girolamo (Buenos Aires, 1965), dispuesto a explotar un filón icónico de la sociedad de consumo. Al fondo de la sala de Florida 1000, un pelotón de barbies rubias, morenas y pelirrojas remedan en la actitud y la pose a Angelina Jolie, Dolores Barreiro o Daryl Hannah. Sus cuerpos, esculturales a fuerza de body building, emergen de diminutos bikinis. Toda la intención del artista está puesta en reproducir a la perfección los accesorios de moda: sandalias de strass , botas con plumas y stilettos de charol pensados para caminar por la pasarela en un megadesfile de Victoria s Secret, marca campeona de ropa interior made in USA. Di Girolamo pasó por las aulas de la Pueyrredón, pero encontró su horizonte artístico en la Beca Kuitca selección 1994, financiada por la Fundación Proa, y, al año siguiente, en la Beca Antorchas, bajo la dirección de Pablo Suárez y Luis F. Benedit. Del primero toma la expresión directa del objeto escultórico, pero no como un "cross a la mandíbula", sino estetizado, frívolo y deliberadamente banal. Sus obras integran las colecciones del Museo de Arte Moderno (Mamba) y las privadas de Alejandro Corres, Aníbal Jozami, Esteban Tedesco, Mauro Helitzka y Gustavo Bruzzone, entre otras. Con varias ferias internacionales en su haber (Arco de Madrid, Art Basel Miami Beach; Maco-México), Martín Di Girolamo es parte de la selecta legión de argentinos consagrados fronteras afuera; previo paso por el exitoso límite de la galería paulista Baró Cruz.

En esta apuesta audaz por un mundo de estrellas fugaces, y otras no tanto, Di Girolamo no está solo. Como en un juego de espejos lo acompaña, en el sótano de la galería Ruth Benzacar, el video y los posters de Martín Sastre que conforman su última entrega, bautizada Pop n Porn .

Sastre (Montevideo, 1976) es un artista iconoclasta y transgresor dispuesto a romper los límites de lo políticamente correcto, como un chico travieso que siempre consigue el aplauso de la platea. Hoy triunfa en España, a donde llegó becado por la Fundación Carolina en 2002. En 2003 creó The Martin Sastre Foundation for the Super Poor Art , bajo el lema "adopte un artista latino", instituida por él mismo para que los mecenas de la Web apoyen a los creadores de la periferia y los ayuden a ingresar en el circuito internacional. En 2004, Martín Sastre recibió en el Predio Ferial Juan Carlos I, para la edición de Arco, el Primer Premio para Jóvenes Artistas de la Comunidad de Madrid.

Pop n Porn es un juego y es un sueño. "Alguna vez dije -escribe M. S. en el catálogo- que los artistas iberoamericanos unidos nos devolverían nuestros sueños. Nunca pensé que Nacho y Alaska iban a ser los primeros en esta remake ". Sastre se refiere a Fiebre Forever , video arte de 18 minutos de duración inspirado en la filmografía de Isabel Sarli y Armando Bo, considerada fuente nutricia de la estética almodovariana.

Las estrellas convocadas por el uruguayo forman parte del marketinero firmamento del pop y el porno en España. Alaska es el nom de guerre de Olvido Gara Jova (Méxicop D.F. 1963); cantante y empresaria, fue una de las más recordadas protagonistas de la Movida madrileña, estrenada cuando Tierno Galván era alcalde de Madrid. Sus actitudes y declaraciones públicas la ubican como una acérrima defensora de la homosexualiad y enemiga de las corridas de toros, con un ADN singular en el que se combinan la militancia republicana de su padre, un militar español en el exilio, y la de su madre, la cubana América Jova, exilada del régimen castrista. La estrella pop admite que en su formación calaron hondo tiras televisivas como El Santo o Yo quiero a Lucy , y la música de Los Carpenters y de Rafael. Un cóctel edulcorado por demás.

En 1980, Pedro Almodóvar eligió a Alaska para interpretar a Bom en su film Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón . Deseo carnal , el single grabado en 1985 con el grupo Dinarama, se convirtió en un éxito de ventas que agotó el millón y medio de copias.

En Fiebre Forever el partenaire de Alaska es Nacho Vidal, actor español, estrella del cine porno con más de 300o películas en su haber. Nacho es la nave insignia de un negocio que mueve fortunas. Nacido en Valencia en 1973, su nombre verdadero es Ignacio Jordá González. Fue por una invitación de su amigo Martin Sastre que aceptó rodar el video en el que encarna a Bo en una remake de la recordada Fiebre, con Isabel Sarli.

Conocida como "la Coca", Hilda Isabel Gorrindo Sarli nació en Concordia, Entre Ríos, en 1935. Inició su carrera como modelo, fue Miss Argentina en 1955, y con Armando Bo, su pareja en la ficción y en la vida real, protagonizó cerca de 30 films. En el primero de la serie, El trueno entre las hojas , se atrevió al primer desnudo del cine argentino. Hoy sus películas pertenecen a un género único, entre el porno-naïf y el kitsch. Esa fórmula fascinó a una generación de cineastas españoles, entre ellos Pedro Almodóvar.

Martín Sastre ganó en 2008 el Premio Faena a las Artes para realizar una intervención urbana en el Centro Cultural Los Molinos, en Puerto madero, Buenos Aires, Argentina.

FICHA

Diosas , instalación de Martín Di Girolamo, y Pop n Porn , video instalación de Martín Sastre, en Ruth Benzacar (Florida 1000), hasta el 6 de septiembre. © LA NACION

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?