Boca no necesitó a sus estrellas para llegar a la punta

En La Paternal y sin Riquelme, Palacio ni Palermo, venció a Huracán por 3 a 0 con goles de Lucas Viatri y Nicolás Gaitán (2); quedó como único líder, con un partido menos
(0)
31 de agosto de 2008  • 16:49

Sin muchos de los habituales titulares y con los juveniles en gran nivel, Boca siguió siendo Boca. En la cancha de Argentinos Juniors, el equipo de Carlos Ischia venció a Huracán por 3 a 0 y quedó al tope de la table de posiciones, pese a tener disputado un encuentro menos.

Con un gol de Lucas Viatri a poco de iniciado el encuentro y dos de Nicolás Gaitán en la segunda etapa, Boca superó a un rival que le presentó problemas en un principio pero que finalmente decayó en su nivel y penó por su falta de contundencia.

Así, continúa como el único con puntaje ideal, más allá de que todavía debe el encuentro postergado con Newell´s de la segunda fecha.

El tridente ofensivo de Boca estuvo completamente ausente por distintas dolencias físicas. Lucas Viatri continuó en lugar de Martín Palermo, que se rompió los ligamentos de la rodilla derecha, mientras que Ricardo Noir reemplazó a Rodrigo Palacio, que continúa con una molesta pubialgia. En tanto, Leandro Gracián actuó como el enlace, ya que Riquelme sintió el cansancio de su participación con el seleccionado argentino en Pekín.

De todas maneras y a pesar de las ausencias, arrancó mejor Boca. Ya a los nueve minutos de la primera parte, logró desnivelar en el marcador. Un remate de Morel se desvió en su camino al arco y Viatri, que se anticipó a la reacción de Alejandro Limia, definió al palo izquierdo y puso el 1 a 0.

La desventaja no hizo reaccionar a Huracán y el partido siguió jugándose lejos del área de Mauricio Caranta hasta los últimos minutos de esa primera etapa. Pero sobre el final, el uno xeneize fue exigido con tres reamtes consecutivos, a los que respondió en gran forma para mantener el cero.

Esa insinuación de los dirigidos por Claudio Ubeda se materializó en el comienzo del segundo tiempo. Huracán salió decidido a presionar y tomar el dominio de la mitad de la cancha.

Y lo consiguió, haciendose fuerte en el medio y llegando con peligro para obligar a Caranta a empezar a transformarze en figura.

Pero los últimos quince minutos fueron de Boca, apuntalado por la movilidad y los goles del ingresado Gaitán (por Gracián). A los 31, el juvenil entró sin marca por el segundo palo y puso el 2 a 0. Cuando el resultado parecía sellado, quedó mano a mano con Limia tras un gran pique y, con suma tranquilidad, definió al palo izquierdo para establecer el 3 a 0 final.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?