El Senado aprobó la reestatización de Aerolíneas Argentinas

El proyecto oficial obtuvo 46 votos en favor y 21 en contra; el valor y la deuda de la empresa fueron las claves de la discusión; debatieron más de 10 horas
(0)
3 de septiembre de 2008  • 22:45

Con una sesión que duró más de diez horas y que se caracterizó por los duros cruces entre oficialistas y opositores, el kirchnerismo en el Senado sancionó hoy, con 46 votos en favor y 21 en contra, la ley para reestatizar Aerolíneas Argentinas y Austral, el primer proyecto impulsado por la Casa Rosada tras el duro revés por las retenciones móviles.

Luego de la aprobación de la ley, el senador kirchnerista y presidente de la Comisión de transporte, Eric Calcagno señaló:"Había una situación en la que Aerolíneas y Austral se estaban ahogando, por lo que le dimos una nueva oportunidad y la salvamos. Hemos encontrado una solución".

Otro de los referentes del kirchnerismo en el Senado, Miguel Pichetto inidicó: "El Poder Ejecutivo al asumir el compromiso de continuar con la compañía se hizo cargo de garantizar el servicio aéreo del país". Y agregó: "Hay un compromiso del Estado de rescatar la empresa ante el fracaso de la gestión de la empresa española [Marsans]". Y continuó atacando a la compañía: "La empresa se ha descapitalizado, ha habido una acción a vaciarla".

Desde la oposición, quien primero hizo escuchar su voz, fue el senador radical, Gerardo Morales: "Lo que viene después de esta ley es la determinación del precio. Para irse Marsans tiene que poner plata. No va a haber acuerdo de precios y estamos en vía muerta": Así, el legislador se refirió a uno de los puntos más controvertidos de la ley: el acta acuerdo que el secretario de Transporte firmó con el grupo Marsans, por la que el precio de Aerolíneas lo establece, entre otros organismos, también la compañía.

"Creo que van a tener que mandar un proyecto de expropiación. En esta transición el servicio está garantizado. Estamos de acuerdo con que el estado venga en auxilio y garantice la prestación del servicio", concluyó Morales.

La sesión En un clima tenso, desde poco después de las 11 comenzó el debate en la Cámara alta.

En la primera parte de la discusión, Calcagno aconsejó aprobar el proyecto, porque, afirmó, "es el instrumento necesario para darle al Gobierno una herramienta de reincluisión de Aerolíneas en un proyecto industrial".

Además, el senador planteó que el proyecto oficial "impide que se interrumpa y destruya el servicio aerocomercial en la Argentina".

El encargado de refutar la férrea defensa de Calcagno fue el radical Morales, que apuntó contra Marsans. "Lo que Marsans nos tira en la cara es una empresa quebrada", disparó el senador jujeño.

Aunque concedió que comparte el objetivo oficial de "rescatar" las líneas aéreas, remarcó su rechazo a que el Estado se haga cargo del pasivo de las empresas.

Por otra parte, embistió contra el secretario de Transporte, Ricardo Jaime. "Acompañó y convalidadó el vaciamiento que ha realizado Marsans", afirmó.

Tal como ocurrió en la Cámara baja y durante la ronda de consultas realizada en el Senado, el debate en el recinto giró en torno al valor de las líneas aéreas y el destino de la deuda que acumulan y que, según las estimaciones, asciende a 890 millones de dólares.

Allí residieron, justamente, los principales cuestionamientos de la oposición y de algunos senadores de la oposición. En particular, reclaman que en la ley que el kirchnerismo pretende aprobar, quede expresamente eliminada el acta acuerdo que el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, y el grupo Marsans, controlante de Aerolíneas y Austral.

Diferencia. Ocurre que el proyecto que se discute en el recinto habilita a la administración de Cristina Kirchner a comprar las acciones de las líneas aéreas, previa valuación de las empresas por el Tribunal de Tasación de la Nación, que deberá ser refrendada por el Congreso.

Sin embargo, en el acta firmada por Jaime y Marsans el 17 de julio pasado con el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, un acta acuerdo que contemplaba un sistema diferente. Además del Tribunal de Tasación, establecía una valuación por parte de Marsans. Si ambas cotizaciones no coincidían, se debía recurrir a un tercer tasador internacional cuyo fallo sería inapelable.

Tras once horas, llegó el esperado anuncio de la reestatización de la compañía aérea y con él el festejo de los trabajadores aronáuticos nucleados en los sindicatos APA, APLA, AAA, UPSA y técnicos de vuelo, quienes permanecieron atentos desde esta tarde frente al Congreso.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?