La industria discográfica recupera posiciones y cada vez suena más fuerte

En el primer semestre, las ventas crecieron el 30 por ciento. Fenómenos como el de Soledad y las compras de empresas por cifras multimillonarias están transformando al sector, que crece a todo volumen
(0)
26 de julio de 1998  

Después de tres años de estancamiento en los que el negocio de la música había bajado el ritmo, la tendencia comenzó a revertirse y promete recuperar el volumen perdido. Tras el récord histórico de 1993, con algo más de 20 millones de unidades vendidas, la industria se desplomó hasta el año pasado, cuando nuevamente comenzó a sonar con más fuerza.

De cumplirse las proyecciones de crecimiento para 1998, éste se convertiría en el año más importante en lo que va de la década. Si bien durante los primeros seis meses las ventas de discos y cassettes aumentaron un 30% respecto de igual período de 1997, el sonido no promete ser parejo todo el año. El segundo semestre arrancó con el Mundial de fútbol, que no jugó en favor de la industria de la música, pero las cifras de venta bastarán para alcanzar el récord esperado.

La evolución del negocio de la música depende básicamente de dos factores: de la aparición de grandes estrellas y del desarrollo tecnológico de los soportes que contienen música. Sobre este último punto, Roberto Piay, director ejecutivo de la Cámara Argentina de Productores de Fonogramas, Videogramas y sus Reproducciones (Capif), aseguró: "Estamos en los umbrales de una nueva forma de envasar música. Así como el surgimiento del disco compacto en la década del 80 significó un punto de inflexión que revolucionó el comportamiento de la demanda, el futuro inmediato nos traerá dos nuevas alternativas que producirán un fuerte impacto en nuestro negocio: el DVD, que tiene el formato de un disco compacto pero contiene audio e imagen de excelente calidad, y la señal electrónica que permitirá bajar música vía Internet. Se estima que para el 2002, con un software apropiado, se podrán bajar de la red global 1000 temas musicales en sólo dos horas", afirmó. Otro de los factores influyentes en el desarrollo del negocio son los megarrecitales. Según Daniel Herzkovich, gerente regional de la cadena Musimundo, todo depende de qué artista se trate y si el recital implica la presentación de un nuevo disco o no. "Cuando actuó en la Argentina el grupo irlandés U2 -señala- las ventas posteriores al recital se incrementaron en un 300% y en el caso de los Rolling Stones subieron el 150 por ciento."

Según datos aportados por Sadaic, en el último recital del grupo inglés, en el país se recaudaron US$ 1,7 millón en concepto de derechos de autor. Vale recordar que la Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música administra un repertorio de 430.000 obras nacionales y 600.000 extranjeras, representa a 27.000 autores nacionales, 200 editoriales y protege los intereses de más de un millón de creadores de todo el mundo.

Un caso aparte es el fenómeno Soledad, que va mucho más allá de los recitales. Tiene apenas 17 años y en menos de 24 meses facturó cerca de US$ 3 millones. Alberto Caldeiro, presidente de Sony, empresa que lidera el mercado nacional con cinco millones de unidades vendidas en 1997 y una facturación superior a los 40 millones, afirma que su primer disco, Poncho al viento, se convirtió en la placa más vendida por Sony de un artista local en los 50 años de existencia de la compañía en el país. "Las ventas sobrepasaron las 600.000 unidades de uno de los mayores éxitos del rock nacional: El amor después del amor, de Fito Páez. Mientras que del segundo disco, La Sole, ya se vendieron 450.000 unidades, superando cualquier éxito de Ricky Martin o Ricardo Arjona."

Desde el punto de vista económico, en dos años este fenómeno ha significado para Sony US$ 7 millones, más del 8% del total de ventas de la compañía en ese período. Algo similar sucede con Chiquititas, un negocio que también manejan en Sony y que ha pasado a ser un éxito internacional. Sólo en Brasil, el primer disco de la serie, vendió un millón de unidades sostiene Caldeiro, que no duda en afirmar que con el cuarto disco que recientemente se lanzó al mercado se alcanzará una venta de 300.000 unidades, lo que en valores significará para Sony una recaudación del orden de los US$ 2,5 millones, claro que en este caso hay que compartirla con Telefé, que es el socio mayoritario del negocio.

¿Y qué pasa con las ventas por canales no tradicionales, como son las colecciones que acompañan a las revistas o fascículos? Roberto Piay comenta que "se trata de un vehículo ideal a través del cual las compañías discográficas venden productos que en muchos casos están fuera de catálogo o tienen una rotación muy lenta. Sin duda el mejor ejemplo es la colección de rock que salió con la revista Noticias y vendió más de 10 millones de unidades, casi el 40% del mercado discográfico argentino en una sola colección, con lo cual se ha convertido en la más exitosa hasta el momento.

Fusiones con ritmo

El negocio de la música tampoco es ajeno al fenómeno de las fusiones. Hace dos meses se concretó una de las operaciones internacionales más importantes del sector: Universal, a través de Seagram, se quedó con el gigante holandés de la música, el sello Polygram, por US$ 10.600 millones. Si bien en la Argentina todavía este movimiento no se hizo notar, ya que las dos compañías siguen operando en forma separada, todo indica que en el mediano plazo quedarían con un mismo nombre, con lo cual se convertiría en uno de los sellos dominantes del mercado nacional, disputándole el primer puesto a Sony. Cabe recordar que Polygram, a su vez, había comprado hace algo más de cuatro años el sello local Interdisc, por el que pagó US$ 3 millones. Para no ser menos, en 1996 Sony adquirió otra compañía nacional: Microfon. El negocio, que se concretó en menos de US$ 5 millones, le permitió a Sony sumar a su catálogo de 24.000 grabaciones las 10.000 de la nueva empresa.

Otro fenómeno que no es ajeno es el de los piratas. Para Alberto Caldeiro, presidente de Sony, "la piratería ha crecido a tal punto que hoy ya se ha industrializado, y esto es grave porque significa dinero que dejan de percibir artistas, autores, compositores, compañías discográficas y hasta el propio gobierno al no cobrar los impuestos".

Roberto Piay, director ejecutivo de Capif, la cámara que agrupa a las principales empresas de la industria, estima que el mercado local de música pirata es de 6 millones de unidades, cerca del 25% del total del mercado discográfico argentino. Sólo durante 1997 se incautaron de 2 millones de unidades piratas, con un impacto económico que oscila entre los US$ 110 millones y los US$ 120 millones.

Fiebre de fusiones

Todo parece indicar que lejos de bajar el volumen, la tendencia hacia las compras y fusiones se siente cada vez con más fuerza. En el mundo de los negocios ha trascendido la probable venta de la inglesa EMI Odeón, la cuarta compañía del ranking nacional. A tal punto que Seagram compró Polygram como consecuencia del fracaso de las negociaciones que llevaba adelante para quedarse con EMI.

En opinión de Luis Méndez, presidente de Warner Music, "una de las razones que llevan a la concentración son las fuertes inversiones que las compañías deben hacer en promoción y publicidad. En la actualidad, la mayoría de los sellos discográficos invierten en ese rubro cifras que van del 11% al 16% de su facturación. Es mucho dinero, y si tenemos en cuenta que los costos de promoción son cada vez más altos el único camino para sostener estas inversiones es el de las fusiones".

Dentro de este ítem también se incluye la operación que a mediados de junio terminó de cerrar el grupo Exxel, cuando se quedó con Musimundo tras desembolsar US$ 235 millones. Una adquisición estratégica si se tiene en cuenta que el promedio de ventas mensuales de Musimundo supera largamente las 500.000 unidades, controla el 40% del mercado nacional de música, tiene un stock cercano a los 3 millones de unidades y facturará este año US$ 400 millones. Al respecto, Daniel Herzkovich comenta que todas las fichas están puestas al crecimiento: "De aquí a fin de año invertiremos US$ 20 millones, parte de los cuales estarán destinados a la inauguración de 40 nuevos locales, muchos de ellos en el interior, con lo cual sumaremos un total de 110 puntos de venta".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios