Suscriptor digital

Un nuevo amanecer

Paula Trápani y Karina Mazzocco conducirán desde hoy Mañaneras, el magazine con el que América intenta cambiar su suerte
Natalia Trzenko
(0)
15 de septiembre de 2008  

Conocer de antemano la suerte de un programa de televisión puede ser tan difícil como saber el próximo número ganador de la lotería. Es cierto: los juegos de azar no son predecibles con certeza por definición, pero parece que eso también puede decirse respecto al juego de la TV. Programas que duran más tiempo como promociones que en el aire, proyectos que cambian sobre la marcha en busca del punto de rating que los elude y una competencia que obliga a que en un mismo horario se concentren cuatro ciclos con propuestas similares. En ese contexto nace Mañaneras , el programa que comenzará hoy, a las 9, por América.

Claro que el estado del tormentoso clima de la pantalla chica no desalienta a Karina Mazzocco y a Paula Trápani, las conductoras del ciclo que produce Gerardo Rozín. Todo lo contrario.

"Nuestra intención es recuperar la esencia de esos programas de la mañana, que se perdió un poco por el tema de la competencia. En la búsqueda frenética, se perdió la esencia", dice Mazzocco y, a su lado, Trápani asiente, y completa: "La palabra magazine está muy vapuleada, pero la clave del género pasa por contarte las cosas claramente, por debatirlas. Te da la oportunidad de profundizar. Una palabra que no se aplica hoy en la TV para nada".

Como si se tratara de una coreografía mil veces ensayada, las conductoras contestan, se escuchan y agregan al comentario de la otra lo justo y necesario para que la conversación fluya y aunque dicen que los roles que asumirán hoy cuando la cámara se encienda se darán sobre la marcha, algo en la combinación funciona bien.

"Me parece que en principio podemos compartir todas las facetas del programa, aunque yo venga del palo más periodístico, pero creo que cualquiera de las dos puede llevar adelante una entrevista o una nota de actualidad. Creo que a partir de la personalidad de cada una nos iremos acomodando en nuestros lugares", explica Trápani, mientras Mazzocco recuerda otra de sus experiencias en la conducción a dúo. Una experiencia bastante diferente. "[Roberto] Pettinato quería de su coconductor que le permitiera ir a comerse una hamburguesa y volver y que el programa siguiera. Es que él brilla cuando se divierte", se ríe la pelirroja.

Video

Los temas de la mañana

En un microclima televisivo en el que el tema de discusión casi excluyente es ShowMatch y sus distintos derivados, el plan de Mañaneras es algo distinto. Por lo menos como declaración de principios.

"Podemos aprovechar este espacio para explicarle temas difíciles a gente que no suele sentarse a analizar una nota del diario. Que quiere enterarse de lo que pasa, pero en un lenguaje cotidiano. Me parece que ésa es la gran intención del programa. Por otro lado, algo que a mí me tranquilizó mucho de las charlas con Rozín es que él quiere hacer un programa en serio, en el que se hable en serio. Esto no quiere decir que no haya humor o que sea aburrido. Somos dos mujeres que tenemos una armonía similar en nuestras vidas, que tenemos la buena intención de comunicar claramente y que sabemos muy bien que la televisión es un lugar que educa, que inculca comportamientos. Y eso nos importa mucho a ambas", se explaya Mazzocco y Trápani continúa: "Disponemos de tres horas todos los días para hacer eso. Para discutir los temas con personas idóneas".

Esas personas que menciona la conductora será un grupo de mujeres profesionales que aportarán lo suyo a las discusiones del día. En el área de nutrición, estará la licenciada Mónica Katz; para temas relacionados con la familia, contarán con la psicóloga Marcela Diodati, y el grupo de columnistas especializadas se completa con la médica clínica Alejandra Valledor. Además, Carmela Bárbaro aportará una mirada periodística, mientras que Marcelo A. Elbaum, el autor del libro Hombre rico, hombre pobre dará consejos sobre finanzas aplicables a la vida cotidiana.

Las conductoras de Mañaneras saben que la tarea que emprenden no es sencilla ni siquiera en el mejor de los escenarios, y ciertamente por estos días la situación de América no podría calificarse siquiera de regular (ver aparte). El canal está en el cuarto lugar en el rating mensual y a más de dos puntos de diferencia del tercero, Canal 9 que, con su desbalanceada dieta de enlatados, consigue buenos resultados en materia de audiencia.

Para sumar complicaciones al estreno de hoy, el último intento de participar en el partido de la mañana del canal, La casa de América, terminó desarmándose en menos de tres meses y fue reemplazado por dibujos animados que ya eran antiguos en la década del ochenta. "Estamos tratando de verle el lado positivo a todo esto", comenta Mazzocco con una sonrisa y su compañera toma la posta: "Tenemos todo por delante y nada para perder. Lo podemos usar en favor nuestro para focalizarnos en hacer un producto de calidad. De lo que se trata es de creer en nuestro programa. Y sostenerlo por lo menos durante un tiempo para que tengamos la oportunidad de encontrarlo. En este tipo de ciclos es muy importante generar un código con la gente. Y eso se logra con un tiempo de trabajo. A veces, la locura de los números no te permite establecer ese contacto. Esperemos que nos lo den".

Disparadores

Lo cierto es que Trápani ya tuvo su experiencia en la TV mañanera con Buenos días Argentina, un ciclo de Telefé que compitió y perdió contra el primer año de Mañanas informales.

"En aquel momento, era todo muy nuevo, se experimentaba, estábamos tanteando sobre la marcha. Empecé al mismo tiempo que Mañanas informales y ése fue el programa del año, entonces... Creo que es importantísimo tener una red de contención y una compañera como Karina. Que te puede sacar las papas del fuego y llevar el programa adelante", explica Trápani que, además de su nueva labor en América, participa de "Patinando por un sueño", actividad que le daría vía libre y mejor información para hablar de lo que hablan todos: las peleas y las disputas entre los famosos que se le animan al hielo de Marcelo Tinelli. Pero claro, ese camino ya lo transitan todos y la idea del nuevo ciclo es encontrar calles alternativas. Sin por eso darle la espalda a la realidad.

"Que ShowMatch no esté presente en absoluto no me parece porque no sería reflejar la realidad. Ahora, que no esté tan presente creo que sí se puede lograr y que se le pueda dar una vuelta de tuerca también. Tal vez, nos sentemos con gente que tenga cosas interesantes para decir sobre el fenómeno que el programa generó", se entusiasma Trápani. Lo mismo que su compañera de rubro: "Es posible tomar a ShowMatch como tema de debate, de discusión. Un tema para la psicóloga. La intención es aportar otra mirada sobre un fenómeno que existe de hecho. Sería ridículo negarlo. La cuestión mediática se transforma tanto todo el tiempo que ahora es nuestro desafío ver cómo nos subimos a ella". Claro que tal vez lo más difícil no sea subirse, sino encontrar la manera de no caerse de la inestable plataforma televisiva. Ciertamente las buenas intenciones de Mañaneras ayudan mucho.

Para agendar

Mañaneras, magazine de interés general, con la conducción de Karina Mazzocco y Paula Trápani.

América, a partir de hoy, de lunes a viernes, a las 9.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?