Escándalo en China por leche contaminada

Al menos tres niños han muerto y casi 6200 están afectados por una partida artificial contaminada con melanina, los afectados sufren severos cálculos renales
(0)
17 de septiembre de 2008  • 18:07

BEIJING.- El gobierno envió miles de inspectores a controlar la producción de leche después de que las autoridades locales anunciaran hoy que el número de niños chinos enfermos por consumir leche artificial contaminada con melanina ha subido a casi 6200.

Al menos tres niños han muerto y más de 1300, la mayoría recién nacidos, permanecen hospitalizados. Decenas de ellos sufren severos cálculos renales.

El ministro de salud Chen Zhu anunció que el número de bebés afectados podría aumentar a medida que más y más padres lleven a sus hijos al hospital.

El director de la Agencia de Control de Calidad de China, Li Changjiang, dijo que 5000 inspectores serán enviados por todo el país a controlar la producción después de que pruebas realizadas por el gobierno demostrasen que el 20% de las empresas que producen leche en polvo tienen productos lácteos que contienen melanina.

El aditivo químico fue también la causa del escándalo de comida para animales que se dio en Estados Unidos en el 2007. Unos 1500 perros y gatos murieron al consumir comida con un ingrediente manufacturado en China que estaba ligado a la melanina.

La crisis actual pone en entredicho de nuevo la efectividad de controles más estrictos prometidos por China después de varios escándalos sobre comida contaminada, pasta de dientes y exportaciones de comida para animales.

Este es también el segundo caso que afecta a la leche para niños en los últimos años. En el 2004 más de 200 niños chinos sufrieron de malnutrición y al menos 12 murieron después de ser alimentados con leche artificial que no contenía nutrientes.

El primer ministro Wen Jiabao se reunió con su gabinete para discutir planes de una inspección nacional de productos lácteos, según un artículo colocado en el portal de internet del gobierno.

Madre arrepentida. Zhang Lihong nunca pensó que alimentar a su hija Zhang Yangyi con fórmula láctea podía tener consecuencias graves para su salud a largo plazo.

A ella, una ama de casa de la norteña ciudad de Shijiazhuang, en China, el concepto de que "amamantar es lo mejor" para un bebé le resultaba desconocido.

"Creía que sería mejor para su crecimiento tomar leche en polvo", dijo Zhang mientras acunaba a su hijo en medio del escándalo por contaminación de sus productos con un químico tóxico.

"Nunca más se la daré", añadió la madre, que esperaba su turno para devolver la leche que ya causó la enfermedad a más de 6000 bebés y la muerte de tres de ellos por estar contaminada con melamina, un compuesto que causa problemas renales.

Los expertos consideran desde hace mucho que la lactancia materna es por lejos la opción más adecuada, ya que mejora los sistemas inmunes de los bebés.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) cree que la alimentación materna puede disminuir drásticamente las muertes infantiles en los países en desarrollo y es un gran defensor de la lactancia materna.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.