Creció la sensación de inseguridad en la Capital

El 60% cree que la ciudad está más insegura que en 2007
(0)
20 de septiembre de 2008  

Crece la sensación de inseguridad entre los porteños. No quedan dudas de que en 2008, los ciudadanos de la Capital se sienten más desguarnecidos frente al delito. Creen que lo más frecuente que les puede suceder es sufrir un robo o un hurto, ven la calle como el lugar más peligroso y en su amplia mayoría reclaman que la ciudad tenga su propia policía.

Estas son las principales conclusiones de una encuesta realizada por el Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano (Copub), entre 620 porteños entrevistados entre el 27 de agosto y el 11 de septiembre últimos.

El trabajo concluye que el 60 por ciento de los entrevistados cree que la inseguridad aumentó en el último año. Un trabajo similar del Copub había establecido que ese porcentaje era del 44 por ciento, tanto en 2007 como en 2006.

La percepción general de los encuestados es de que la inseguridad es alta: 71 por ciento.

"Se registra una mayor sensación de inseguridad que antes. En los últimos meses, hubo algunos casos muy renombrados en los medios, con delitos del narcotráfico, o el crimen de los tres policías en La Plata, que llamaron la atención de la opinión pública y eso hace que se sienta que se incrementó el delito", explica Virginia García Beaudoux, coordinadora del Copub.

Pero la experta aclara: "La percepción de inseguridad no tiene que ver directamente con el aumento efectivo del delito -aunque se relaciona con ello- sino que tiene que ver con lo que percibe a través de ciertos casos más llamativos".

No obstante, en el estudio publicado este año, la percepción de cuáles son los delitos coincide con la realidad de las estadísticas. La mayoría de los encuestados, un 67 por ciento, mencionó los robos y los hurtos.

"En otras épocas eran otros los delitos; hace dos años, los encuestados mencionaban las violaciones, por la cobertura informativa que hubo entonces de varios casos en poco tiempo, y luego se hablaba del secuestro", explicó la especialista.

Tal vez por tratarse del delito más grave, el homicidio aparece en segundo lugar en las percepciones, pero no se corresponde esto con la realidad. En la ciudad hubo 116 homicidios en 2007, lo que da una tasa cada 100.000 habitantes de 3,83, sensiblemente más baja que la de Nueva York, que llega a 6.

De hecho, el 70 por ciento de los delitos recientes más recordados por la gente en la actualidad se concentran en dos casos: el triple crimen de los jóvenes empresarios en General Rodríguez y la familia asesinada en Campana, a raíz de una venganza.

Por primera vez, este año, el Copub preguntó a los porteños sobre la policía de la ciudad. Los resultados fueron sorprendentes: una cifra inusualmente alta de los consultados, el 63 por ciento, se mostró de acuerdo con que la ciudad de Buenos Aires tuviera una policía propia.

"Es muy alto el acuerdo con la policía propia, aunque la gente quiere más detalles, saber si va a haber el doble de comisarías, dónde estarán situadas y cómo se van a repartir las competencias con la Policía Federal", explica García Beaudoux.

Cambio de hábitos

El estudio confirma que la gente cambió de hábitos por la inseguridad, aún más que en 2006 y 2007 (el 67 por ciento dice que sí, en comparación con el 54 por ciento de años anteriores). "La inseguridad afecta la vida cotidiana de las personas: se restringe en su vida social; sale menos de noche; cambia hábitos de vida propios, de los hijos y de toda la familia", evalúa al experta. Hoy, el lugar que la ciudadanía considera más inseguro es la calle.

Por eso, un fuerte indicador de la inseguridad es que el 79% dijo que sería necesaria una mayor presencia policial en la calle, pero sólo la mitad de los encuestados dijo que denunciaría un delito del que fuese víctima.

En el trabajo se indagó en las causas del delito. El 37 por ciento de los porteños lo atribuyó a la pobreza, la desigualdad social y la desocupación, pero el 30 por ciento declaró que se deben a la instrumentación de los castigos legales vigentes.

"Esta vez hay más percepción de la necesidad de penas más duras, pero no están tan disconformes con las penas vigentes; creo que se confunde con la sensación de que muchos delitos quedan impunes. Muchos dicen que entran por una puerta y salen por la otra, pero no saben si por el reducido valor de las penas o porque las personas no son acusadas debidamente por los delitos que cometen", explica García Beaudoux.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.