Garré y Pozzi definen la nueva etapa en el Ejército

Se reúnen con el fin de mejorarla fuerza y el ministerio
(0)
21 de septiembre de 2008  

En pocas horas más, el Ministerio de Defensa y el Ejército tratarán de inaugurar una nueva etapa en la relación prácticamente rota en los últimos meses por el congelamiento de los vínculos personales entre Nilda Garré y el teniente general Roberto Bendini.

Mañana, la ministra Garré recibirá en su despacho al designado sucesor de Bendini y todavía segundo jefe de la institución, general de división Luis Alberto Pozzi. Juntos acordarán el horario de la ceremonia de recambio de las autoridades castrenses. Así lo dejaron trascender ayer fuentes de la cartera ministerial, que admitieron que no iba a haber contactos entre la ministra y el jefe militar durante el fin de semana.

En ese primer encuentro es probable que Garré y Pozzi avancen en algunos aspectos vinculados con el futuro inmediato de la gestión militar.

Es que el recambio de la jefatura se efectúa en una etapa compleja para la fuerza, en la que se estudian los ascensos, retiros y cambios de destino, que se suelen dar a conocer en diciembre, y en la que restan desarrollarse algunas maniobras de entrenamiento de los efectivos.

Aunque quizá no trasciendan contenidos, es indudable que Garré y Pozzi aprovecharán su primer contacto para repasar la denuncia de una supuesta red de corrupción en compras para el Ejército que Defensa llevó a la Justicia hace un mes y que les ha costado el cargo a más de 44 militares, entre los cuales se cuentan 6 generales.

De bajo perfil público y currículum netamente técnico, es ingeniero militar graduado en Tecnología Aeroespacial de la Universidad Tecnológica Nacional, a Pozzi le tocará el desafío de contribuir a despejar la sombra que pesa sobre varias áreas relacionadas con la supuesta existencia de una red ilegal de compras que habría alcanzado a diversas unidades del interior del país.

Salida intempestiva

El jueves pasado, Bendini pidió dejar el Ejército. Fue después de que la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia lo procesara por peculado por el supuesto desvío de fondos en su paso por la Brigada Mecanizada XI de Río Gallegos, en 2002. Su salida quedó resuelta en una audiencia con la presidenta Cristina Kirchner, en la Casa Rosada, durante la cual acordó el nombre de su sucesor.

Pozzi tiene una larga amistad con Bendini, con quien comparte la carrera profesional hace casi 40 años. Es uno de sus hombres de máxima confianza en la fuerza, lo que le valió ser elegido en diciembre de 2006 para ocupar la subjefatura, en reemplazo del general de división Néstor Pérez Vovard. Los tres oficiales se conocen desde siempre, integraron la misma promoción del Colegio Militar.

En el momento en que Cristina Kirchner aceptaba el alejamiento de Bendini, Garré se encontraba en Chile invitada especialmente a participar de las celebraciones del aniversario de la independencia del país trasandino.

Aunque el rápido anuncio del recambio en el Ejército lo hizo el jefe de Gabinete, Sergio Massa, la ministra estuvo informada de las novedades que se producían en Buenos Aires. Regresó el viernes, a última hora, y ya había acordado telefónicamente con Pozzi la reunión de mañana.

El general Pozzi se convertirá en el segundo oficial del arma de Comunicaciones en llegar a la jefatura de la fuerza en la historia de la institución. Es que ese puesto ha rotado usualmente entre las armas de Caballería, Infantería y Artillería, que tienen mayor mando de tropa y conocimiento profundo de casi todas las unidades desplegadas en el país.

El mensaje de despedida que anteayer Bendini transmitió a toda la fuerza puede interpretarse como la columna vertebral que intentará desarrollar Pozzi a partir de las próximas horas: la continuidad de la gestión.

Es que el desplazado jefe del Ejército prometió a su tropa que se mantendrán los lineamientos trazados en mayo de 2003 cuando fue elegido por el entonces presidente Néstor Kirchner para hacerse cargo de la institución y para lo cual debieron dejar las filas 26 generales en actividad. Una situación sin antecedentes.

El relevo del general Bendini por el subjefe de la fuerza permite contener la sangría de oficiales de alta graduación. Eso será así porque Pozzi es el oficial más antiguo y no se necesitarán otros retiros.

Un solo antecedente

  • El general Pozzi se convertirá en el segundo oficial del arma de Comunicaciones en acceder a la conducción del Ejército, históricamente manejada por áreas con mando de tropa, como Caballería, Infantería o Artillería. El anterior oficial de Comunicaciones en llegar a la jefatura del Ejército fue el teniente general Julio Alberto Lagos. Lo hizo junto con la Revolución Libertadora, en septiembre de 1955. Al repasar sus antecedentes, se destaca el hecho de que Lagos haya efectuado parte de su carrera militar en la Patagonia, a la que le dedicó un libro, en 1967, que se llamó Patagonia, tierra de bendición.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?