Suscriptor digital

Otra vez el luto envolvió al TC

Raúl Petrich y su acompañante murieron tras un violento choque
(0)
1 de agosto de 1998  

RAFAELA(Especial).- El piloto de Turismo Carretera Raúl Petrich y su acompañante, Oscar Lofeudo, fallecieron ayer tras un accidente en el que el Dodge número 63 golpeó contra un guard rail en el autódromo de esta ciudad, donde se realizaban los ensayos para la décima competencia del campeonato de la especialidad.

Petrich se disponía a completar su giro rápido de la última tanda de entrenamientos con miras a la carrera que iba a disputarse mañana en el autódromo Juan Báscolo, pero que fue suspendida en señal de duelo por su muerte.

En el curvón sur del circuito, por causas aún desconocidas (se habló de un desprendimiento en la suspensión delantera y también de la rotura del neumático delantero derecho), la máquina se incrustó contra las barreras de seguridad a unos 250 km/h y la parte superior del guard rail ingresó al habitáculo por el parabrisas.

Nada que hacer

El doctor Rodolfo Balinotti, médico de la ACTC y encargado del hospital móvil que acompaña a la categoría, llegó al lugar segundos después, pero nada pudo hacer. Lofeudo, de 44 años, oriundo de La Plata y chasista del equipo, murió en forma instantánea. Petrich falleció minutos después, tras los esfuerzos del médico por reanimarlo.

La tragedia arrastró casualmente a Lofeudo. El habitual acompañante de Raúl Petrich era su hermano, Rubén. Pero, como cada viernes de ensayos, el chasista ocupó la butaca derecha para testear el comportamiento del auto y para realizar los ajustes necesarios con vistas a la puesta a punto para la carrera. Ayer, se había subido al coche cinco minutos antes del golpe fatal, cuando restaban 7 para terminar la sesión.

"Un tramo de guard rail se introdujo en el vehículo. Eso mató en el acto a Lofeudo e hirió también de muerte a Petrich", explicó el comisario mayor Domingo Villarreal, jefe de la Unidad Regional V, con sede en esta ciudad.

Tomó intervención en la causa el juez de instrucción Remo Tomaso, quien dispuso el traslado de los cuerpos a la morgue del hospital regional Doctor Jaime Ferré, donde serán entregados a los familiares.

Las autoridades de la Asociación Corredores Turismo Carretera, con el consenso general de los pilotos, decidieron suspender la competencia de mañana. Se anticipó, incluso, que esa fecha no se recuperará, con lo que el torneo se cerrará con 15 carreras en lugar de las 16 previstas.

Una década de lucha sin triunfos

Raúl Petrich era un sacrificado piloto que, como tantos otros, tal vez la gran mayoría en el Turismo Carretera, competía por pura pasión. Y no estaba exento de los avatares económicos : realizaba grandes esfuerzos para seguir.

Nacido en la localidad santafecina de María Teresa el 26 de junio de 1958, residía en Venado Tuerto, ciudad con la que se lo identificaba, y se dedicaba paralelamente a la venta mayorista de azúcar.

Debutó en la máxima categoría del automovilismo argentino en el autódromo de Nueve de Julio, en 1988. Y aunque nunca consiguió un triunfo, sí logró buenos parciales sobre su modesto Dodge.

Su mejor resultado lo obtuvo el 10 de agosto del año último en el trazado de Paraná, cuando tras finalizar tercero detrás de Juan María Traverso y de Omar Martínez, subió al podio por única vez en su campaña. Participó en 61 competencias.

Ayer, Petrich había logrado el duodécimo mejor tiempo en los entrenamientos libres, luego de las seis tandas de 20 minutos cada una. Su registro de 1m25s1/1000 lo situaba a 803 milésimas del rafaelino René Zanatta, el más rápido de la jornada.

Cuatro años después

Hacía más de cuatro años que el Turismo Carretera no se cobraba víctimas. El infortunado Osvaldo Morresi fue la última, el 27 de marzo de 1994 en la recordada Vuelta de La Plata que ganó pos-mortem.

Ello, sin contar el repentino deceso de Osvaldo Sasso, tras una prueba disputada en Santa Teresita, ese mismo año, como consecuencia de un paro cardíaco, el 23 de octubre.

La nómina la encabeza Américo Traba, quien perdió la vida el 12 de diciembre de 1937, en las Mil Millas Argentinas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?