Se privatizan las centrales nucleares

Alfredo Mirkin: el secretario de Energía dijo que no es mucho lo que el Estado podrá obtener; Menem firmará el decreto en un mes.
(0)
1 de agosto de 1998  

En un mes, el presidente Carlos Menem firmará los decretos para la privatización de las centrales nucleares Atucha I, Embalse y Atucha II, dijo a La Nación el secretario de Energía Alfredo Mirkin. Así se pondrá en marcha la licitación internacional que el Gobierno trata de concretar desde hace cuatro años.

El proyecto oficial establece el traspaso a manos privadas, por medio de una concesión de uso de bienes por 45 años, del 89% de Genuar, la empresa que reemplazará a la actual Nucleoeléctrica Argentina SA (NASA). Esta última tiene en sus manos la operación de las centrales.

El 10% restante será entregado a los empleados bajo un Programa de Propiedad Participada (PPP), y el Estado se reservará una sola acción, que le permitirá tener voz y voto a la hora de decidir sobre la salida de actividad de las instalaciones.

Según quedó establecido en la ley 24.804, que autorizó la privatización de las centrales atómicas en abril del último año, el ganador de la licitación tendrá que hacerse cargo de la finalización de la construcción de Atucha II, que está detenida desde 1995. Según cálculos de los técnicos de NASA, los trabajos demandarán una inversión de US$ 692 millones.

Poca plata

La idea del Gobierno es que el inversor privado recupere esos fondos con los ingresos de Atucha I y Embalse. Por eso, el Estado no recibirá una suma significativa por esta privatización.

"El ingreso será muy poco -dijo el secretario de Energía, Alfredo Mirkin, en una entrevista con La Nacion. De todas formas, si hay algo que nunca adelantamos es lo que esperamos recibir, porque la que tiene que definir el precio final es la competencia."

Los decretos que esperan la firma del Presidente son el reglamentario de la ley de privatización de las centrales atómicas y el de ejecución del proceso. "Hubo una demora en la licitación porque hubo que consensuar muchos aspectos con la Secretaría de Ciencia y Tecnología y el Ente Regulador Nuclear", dijo Mirkin.

Aporte al sistema

El aporte de las centrales nucleares al mercado energético local no es menor. Atucha I y Embalse, que ya están en operación, generan anualmente 7000 GW/h, alrededor del 12% del total de la producción local de energía.

El ingreso al sistema de Atucha II, que según los pliegos de licitación deberá realizarse en seis años, llevará esa cifra a los 12.000 GW/h.

Sin embargo, el aumento de la oferta energética que producirá la nueva central nuclear no será tan significativa como para hacer bajar los precios de la energía eléctrica.

"Atucha II tendrá una potencia similar a la de las centrales térmicas que en los próximos meses pondrán en funcionamiento Central Costanera o Central Puerto", explicó el funcionario. La iniciativa oficial incluye además el aporte de los operadores privados a tres fondos para el desmantelamiento de las centrales una vez que haya finalizado su vida útil. Un cuarto fondo será utilizado para el tratamiento de residuos.

La coordinación de estas tareas estará a cargo de la Comisión Nacional de Energía Atómica (Conea). La Autoridad Regulatoria Nuclear, en tanto, mantendrá su papel de control de la actividad.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?