Suscriptor digital

Cuéntame tu vida

Creada al calor de la crisis de 2001, My Special Book es una empresa argentina dedicada a realizar libros privados con criterio similar al de una joyería o una casa de alta costura. Historias a medida: una iniciativa original y exitosa
(0)
5 de octubre de 2008  

Quién sabe lo que habrá pensado Vicky Randle-Zemborain aquel día. Ella cumplía 40 y su marido, en lugar de una fiesta sorpresa, una joya o un obsequio enorme revestido de lazos y flores, dejó sobre la mesa, como excusándose, un libro. Ella lo tomó, le sacó el envoltorio más bien modesto y, sorprendida, vio su propio rostro estampado en la cubierta. Sin entender muy bien lo que sucedía, fue pasando las páginas y se encontró con el relato de su vida cuidadosamente impreso, diseñado y encuadernado. Entonces sí que vinieron las lágrimas, la emoción, las risas de todo el grupo familiar, que durante días, en estricto secreto, había trabajado para ofrendarle el menos previsible de los regalos. Era 2002, y en plena crisis posconvertibilidad el arquitecto Eduardo Zemborain se preguntaba cuál sería la alternativa a la parálisis que atravesaba su profesión. La respuesta vino de la mano del regalo para su mujer. Porque, además de hacer inolvidable aquel cumpleaños, el volumen titulado Vicky pasó a ser el primer producto de lo que hoy es una exitosa empresa dedicada a la realización de "libros a medida para ediciones privadas", como gustan decir sus creadores.

"La crisis dio la oportunidad para lanzarse", asegura Eduardo, además de confesar que desde siempre "me rondaba el gusto por la edición". Decidido a no limitarse a una tarea artesanal, desde el primer momento pensó en editar libros en el marco de una empresa. Convocó a su cuñada Carolina Randle, licenciada en Letras, para ocuparse de los textos, y a su hermano Juan, también arquitecto, para el diseño. Vicky pasó a ocuparse del área comercial y él asumió las tareas directivas. Pronto se les sumó Carolina Tobías Córdova en la gerencia de proyectos. Elaboraron un exhaustivo manual de trabajo y una intranet, se incorporaron a una asociación norteamericana de biógrafos, contrataron especialistas (entre los que se cuenta un experto en árboles genealógicos), registraron la marca. A poco más de un año de su creación, My Special Book ya era una firma en plena actividad.

"Somos hiperprofesionales", se ufana Zemborain, orgulloso de los aproximadamente 200 volúmenes de alta calidad (en la línea de los coffee-table books) que la empresa lleva editados. Para cada libro se organiza un equipo de diez personas que, durante dos meses, trabaja con estricta confidencialidad y recopila recuerdos, fotos familiares, recortes periodísticos, cartas, postales, poemas. Una tarea que exige tanto saber técnico como sensibilidad. "Parte del desafío es lograr empatía con los clientes, conseguir que se relajen y nos cuenten sus historias", explica Carolina. Gustos, historia y estética del homenajeado se traducen, así, en la gráfica y en los relatos de cada edición. Predominan las biografías personales, aunque también han realizado libros sobre viajes, casas y colecciones de objetos de arte.

El nicho de clientes estuvo definido desde un principio: personas de gran solvencia económica, con capacidad para invertir en un obsequio sofisticado. Los libros de My Special Book son, a conciencia, un lujo. "Una celebración -se explaya Vicky-. Por eso su costo es comparable con el de una fiesta importante. O con el de una joya, una obra de arte, un auto."

Ganadora en 2006 del premio Naves a la Mejor Empresa Naciente (otorgado por el IAE, Escuela de Dirección y Negocios de la Universidad Austral), la empresa cuenta desde el año pasado con la asesoría del holandés Elmer de Ronde en desarrollo internacional. "Queremos volcarnos al mercado externo", explican los Randle-Zemborain, radiantes en el flamante espacio que My Special Book abrió en San Isidro. Allí, además de un taller de encuadernación, proyectan crear un espacio de cultura donde se realicen muestras plásticas, conferencias, catas de vino. Aspiran también a lograr una producción anual de 500 libros, para clientes nacionales y extranjeros. Porque entusiasmo no les falta. Creatividad, menos.

Para saber más: www.myspecialbook.com

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?