Suscriptor digital

El Teatro Avenida festeja los 100 años

El 3 de octubre de 1908 abría sus puertas uno de los más importantes centros de actividad teatral española
(0)
3 de octubre de 2008  

Hace cien años se abría por primera vez una de las salas teatrales más tradicionales de Buenos Aires: el Avenida. En los terrenos de Juan y Joaquín Cardeau se construyó ese edificio de gran belleza arquitectónica, cuya tarea estuvo a cargo de los ingenieros Fernández Poblet y Ortuza y como administrador, a Faustino Da Rosa, que desempeñaba igual función en el Colón.

Aquel 3 de octubre de 1908, el Avenida abrió sus puertas con la compañía de María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza, que representaron El castigo sin venganza , de Lope de Vega, quienes luego hicieron Amores y amoríos, de los hermanos Joaquín y Serafín Alvarez Quintero. Muy pronto esa sala se convirtió en cita obligada tanto de la colectividad hispana como del público local, tanto que el 23 de mayo de 1910 la Asociación Patriótica Española organizó, con motivo de las fiestas del centenario de la Revolución de Mayo, una velada a la que asistió la infanta Isabel de Borbón y en la que se ofreció la zarzuela La verbena de la Paloma, dirigida por su autor, Tomás Bretón, interpretada por Roberto Casaux, Florencio Parravicini y los hermanos Podestá, entre otros.

El año 1922 se caracterizó por una temporada protagonizada por el elenco de Lola Membrives que ofreció La malquerida y Los intereses creados interpretando el papel de Crispín el propio Jacinto Benavente, autor de ambas piezas. En 1933, Membrives retornó al Avenida con un homenaje a García Lorca, de quien se vieron Bodas de sangre , Mariana Pineda y La zapatera prodigiosa . Grandes figuras internacionales continuaban transitando el escenario del Avenida, y así pasaron por él La Argentinita, Enrique Borrás, Carmen Amaya y Luis Sagi Vela, entre muchos otros. Los elencos nacionales también mostraron allí su arte, y la compañía de Vittone-Pomar ofreció un amplio repertorio, mientras que Roberto Tálice dirigió El bufón del rey , de Camargo.

En 1938 desfiló el Cotton Club de Nueva York. El 8 de marzo de 1945 Margarita Xirgu brindó el estreno mundial de La casa de Bernarda Alba , de García Lorca y con el paso del tiempo el Avenida contó con la presencia de nombres de tanta relevancia como los de Miguel de Molina; del elenco Maravillas de España, en el que debutó a los once años Lolita Torres; de Romerías , de Angel de Dolarea; de Manolo Caracol; de Carmen Sevilla; de Lola Flores, de Sarita Montiel y del Niño de Utrera. En la década del 60 subió a escena la revista tanguera Buenas noches, Buenos Aires , con Hugo del Carril, Tita Merello y Mariano Mores; y Estrellas en el Avenida , con Tita, Mores, Tato Bores y María Antinea, dirigidos por Cecilio Madanes; y en los años 70 se sucedieron los éxitos de Alberto Closas y Nati Mistral con obras de autores universales. Esta trayectoria se vio interrumpida bruscamente cuando el 3 de abril de 1979 un incendio destruyó casi totalmente el teatro en momentos en que se representaba El diluvio que viene . Pero el Avenida no debía morir y así, en 1987, un grupo de españoles residentes en Buenos Aires decidió volver a darle a la ciudad lo que había sido una de las más prestigiosas salas porteñas. Se formó una sociedad anónima denominada Reconquista del Teatro Avenida que adquirió el inmueble luego de ocho años de abandono. La idea de este grupo era reconstruirlo manteniendo su estilo original y dotarlo de la más moderna tecnología y, para poder ampliar sus servicios, se adquirió un edificio lindero que da sobre Hipólito Yrigoyen, y así la ya moderna sala fue ampliada con un patio de exposiciones, oficinas y una confortable confitería.

El Avenida resurgió de sus cenizas y hoy se halla entre los teatros más modernos de nuestra ciudad gracias al empeño de ese grupo de españoles que nunca desearon que la Avenida de Mayo quedase huérfana de ese escenario que hoy, a cien años de su inauguración, prosigue brindando los más importantes espectáculos no sólo ibéricos, sino de todas partes del mundo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?