Suscriptor digital

La vulnerabilidad los hace fuertes

Los autores de Frágil cimientan su dramaturgia en cuatro psicologías marcadas
(0)
4 de octubre de 2008  

Frágil . De Hernán Bustos y Miguel Forza de Paul. Dramaturgia y dirección general: M. Forza de Paul. Intérpretes: Hernán Bustos, José Luciano González, Federico Lanfranchi, Juan Manuel Tellategui e Inés Zaval. Escenografía: Rosana Ojeda. Luces: Fabián Molina. Vestuario: Anna Franca. Música: Joaquín Alem. Colaboración autoral: Marcelo Cotton. Dirección de cortometrajes: Tamae Garateguy. En el Centro Cultural Sabato, Uriburu 763. Sábados, a las 22.30. Duración: 80 minutos.

Nuestra opinión: buena

El espacio elegido por Miguel Forza de Paul para su puesta en escena de Frágil , obra propia que comparte con Hernán Bustos, es perfecto. Amplio, el ámbito en el que se mueven los seres de esta historia hasta cuenta con el aporte real de los autos que pasan por la puerta de la Facultad de Ciencias Económicas, donde está situado este amable Centro Cultural Sabato. No es sólo anecdótico porque ese sabor "real" está impuesto desde la temporalidad de la acción, desde la actuación, y hasta desde la emisión de la ficción en video, hábil recurso utilizado para mostrar el "afuera" de este mundo sórdido en el que parece que todo va a estallar en cualquier momento. El espectador se verá obligado a espiar a estos tres hermanos, cuya autosuficiencia los descubre inmersos en un desamparo que se desentraña de a poco, por atisbos de sus personalidades y de sus acciones.

Comparten un hecho extremadamente trágico en sus vidas y el ahora los encuentra en la casa de su abuela, que regresará después de quince años de haberse alejado de ellos. Ese retorno les quita la piel, los sensibiliza, los separa, los une, los violenta. Y son tan toros como pichones.

La dramaturgia tiene su mayor valor en el diseño de personajes no arquetípicos y en sus tormentas internas que, en la trama, su mayor valor es ser el disparador para que éstos exploten. Es teatralmente bueno, pero le falta síntesis en algunos tramos que se vuelven tediosos.

Revelaciones actorales

Para un crítico sumergirse en una sala extraña con realizadores y actores desconocidos es algo así como adentrarse en una dimensión extrema que puede llegar a deparar sorpresas inesperadas. Pero es extremadamente grato cuando esas sorpresas, en su mayoría, son positivas. Eso es lo que ocurre, sobre todo, con el virtuoso elenco de Frágil , del que Forza de Paul supo sacar provecho.

Cuando comienza la obra, ya uno, como espectador temeroso e incrédulo, respira aliviado. Hernán Bustos se planta solo en escena y comienza la acción, como relator omnipresente. Ahí ya se descubre a un actor sólido, pleno de matices, que apuesta a la vulnerabilidad de su criatura, la única que no pertenece a la familia. Es el novio de uno de los hermanos, Nicolás, tan sensible como seguro de sí mismo. En su cuerpo, Juan Manuel Tellategui se descubre como un intérprete potente y generoso. Por su parte, Federico Lanfranchi tiene a su cargo el rol más complicado, pero sabe cómo destacarse sobre los últimos tramos, y José Luciano González hace un buen aporte temperamental. Entretanto, aunque breve, la actuación de Inés Zaval se vuelve decisiva y conmovedora.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?