Suscriptor digital

Sobrevivió al Titanic y vende sus recuerdos

Debe pagar el hogar de ancianos
(0)
17 de octubre de 2008  

LONDRES.– Cuando tenía dos meses de vida, Millvina Dean fue envuelta en una manta y descendida a un bote salvavidas que pendía del Titanic a punto de hundirse. Rescatada de la noche helada por el vapor Carpathia, la beba, su hermano y su madre fueron trasladados a Nueva York sin nada más que lo que tenían puesto. Antes de llevarlos de regreso a su hogar en Inglaterra les dieron un pequeño maletín con ropa, regalo de los neoyorquinos.

Ahora, a los 96 años, Dean -la última sobreviviente del desastre- debe vender el maletín y otros recuerdos para poder pagar el hogar para ancianos en el que reside, que no está cubierto por el servicio nacional de salud de Gran Bretaña. Se calcula que los objetos recaudarán unas 3000 libras (5200 dólares) en el remate que se hará pasado mañana en la casa de subastas Henry Aldridge and Son, en Wiltshire, sur de Inglaterra.

Dean, de 96 años, ha vivido en un hogar para ancianos en la ciudad de Southampton –el puerto de salida del Titanic– desde que se fracturó la cadera, hace dos años. "Ya no puedo vivir más en mi casa’’, dijo Dean al diario Southern Daily Echo. "Vendo todo esto ahora porque tengo que pagar el hogar para ancianos y creo que puedo conseguir algún dinero’’, añadió.

Millvina pensaba quedarse en el hogar de ancianos dos semanas, tras fracturarme la cadera, pero tuvo complicaciones por una infección y debió permanecer dos años más.

Entre los efectos que se ofrecerán al mejor postor se destaca el maletín que contiene la ropa que el pueblo de Nueva York donó a los sobrevivientes del desastre que arribaron a esa ciudad. También habrá varias cartas de indemnización enviadas a la madre de Milvina por el Fondo de Alivio del Titanic. Los objetos ya han suscitado el interés del Nomadic Charitable Trust, una organización benéfica de Belfast, Irlanda del Norte, encargada de la restauración el barco SS Nomadic, que transbordó pasajeros hasta el Titanic antes del fatídico viaje. Ronan Corrigan, miembro del Trust, afirmó que resulta "muy triste" que la señora Dean deba deshacerse de sus pertenencias, pero esa institución pujará para impedir que un coleccionista privado compre los lotes y los "guarde en una caja donde no puedan contemplarse".

Andrew Aldridge, encargado de la subasta, declaró que la valija "resume lo que los habitantes de Nueva York hicieron por los sobrevivientes" del Titanic, quienes habían perdido todo.

La familia Dean había tomado el buque para emigrar a Kansas. Se salvaron Millvina, su hermano y su madre, pero su padre, Bertram, murió en la tragedia, ocurrida el 14 de abril de 1912, y en la que perdieron la vida 1523 personas luego de que la nave colisionara contra un iceberg al sur de Terranova (Canadá). Millvina es la última sobreviviente del Titanic, luego que la pasajera Barbara Dainton, oriunda del condado inglés de Cornwall, murió el año pasado, a los 96 años

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?