Males de primavera

Por Cristina L. de Bugatti Para LA NACION
(0)
18 de octubre de 2008  

Esta anormal primavera, tardía y seca, ha demorado en mostrar algunos de sus encantos, pero en cambio instaló muchos de sus inconvenientes. Sería de una negatividad total no emocionarse ante el brote que asoma, no compartir ese impulso vital de triunfo de la vida, pero cuando por esos u otros misteriosos motivos alguien cercano a nosotros sufre lo que llamamos una reacción alérgica, pensamos que se paga un precio demasiado caro, sobre todo porque la  mayoría de los pacientes suelen ser niños. Las alergias están todavía en una zona misteriosa, que se presta a equívocos, pero tanto en la ciudad de Buenos Aires como en otros lugares del país hay información para su prevención y alivio.

En primer lugar, no todas las personas la sufren, hay seres felices que atraviesan la vida sin estornudos, picazón ni tos; otros, sin motivo aparente, sienten que su nariz hace agua o que no pueden respirar. Una de las causas puede estar en el aire; en primavera, muchas plantas, árboles, yuyos, pastos, flores de jardín, por ejemplo, florecen, y la finalidad de la flor no es complacernos, sino reproducir la especie. Para eso, una parte, el polen, tiene que penetrar en otra, el estigma, que puede estar en la misma flor, pero que generalmente está en otra, que puede estar lejos, y entonces se vale del viento para viajar y encontrarse, fecundarla, formar el óvulo y la semilla. Esa es la polinización anemófila, que practican, por ejemplo, mucha gramíneas, palmeras, sauces, álamos, plátanos, tilos, y hace que el polen llegue hasta las vías respiratorias. La medicina indica que hay otras causas de alergia, que pueden ser provocadas por insectos, alimentos y las mascotas.

La prevención cumple un rol fundamental. Aconsejan que las habitaciones estén  limpias y ventiladas, sin acumulación de cortinados, alfombras, libros o papeles, que oculten ácaros o moho, y en ellas no se debe fumar. Las mascotas pueden convivir con los niños, si lo hicieron desde su nacimiento; de lo contrario, no incorporarlas hasta que el niño llegue a los 4 o 5 años. Si se llega a determinar el producto causante de la alergia, el alergeno, entonces será posible medicar al paciente, ya que hay medicamentos apropiados. El Hospital de Clínicas de Buenos Aires tiene un eficiente Servicio de Alergia e Inmunología, (011) 5950-8649, o también Fundaler, (011) 4307-4050.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?