La compactera

Fernando López
(0)
16 de noviembre de 2008  

4:13 DREAM

The Cure

Underneath the Stars, The Only One, The Reasons Why, Freakshow, Sirensong, The Real Snow White, The Hungry Ghost, Switch, The Perfect Boy, This, Here and Now y otros (Universal).

En algún momento de la década del 90, tal vez en 1996, con la edición de Wild Mood Swings, el genio creativo de Robert Smith se estandarizó: su voz quebrada, las guitarras endulzadas y una exagerada tendencia a la ingenuidad pop desplazaron su hasta entonces irrefutable capacidad de innovación. 4:13 Dream, su último álbum de estudio, es un principio de regreso a la senda original de The Cure: los 13 temas del disco ofrecen sonidos con alma y vibración, especialmente por las guitarras del innovador Porl Thompson. Sólo que, lejos de las lecturas introspectivas de la realidad que el grupo ofreció entre 1979 y 1992, la temática actual es puramente evasiva: a Smith parecen interesarle más los sueños y las nubes de algodón que la paranoia, la alienación y la monotonía de la vida cotidiana moderna.

MUJERES QUE CANTAN

Varias intérpretes

Fafá, El monumento a Juan, ¿Adónde vas amor?, El país de la costa, Aquí estoy, Silencio que están cantando, Siglo XXI, El amor no se muere jamás, Juancito el perdedor, Canción del que se fue (Blue Art).

De Rosario vienen estas diez voces femeninas a contar las historias y cantar los sentimientos encerrados en los versos de Raúl Acosta y las inspiradas melodías de Néstor Mozzoni. El sello Blue Art propone este espacio para que ellas traduzcan, cada una en su estilo y con sus propias armas expresivas, un repertorio cuyo rasgo común es la búsqueda de una canción -no importa si el acento es tanguero, como en el caso de Graciela Figari; folklórico como el de Myriam Cubelos y María Elena Sosa, o jazzístico, como el de Gaby Sinagra- que tenga algo que decir y que lo haga con un lenguaje musical y poéticamente elaborado. Las restantes cinco (una no necesita presentación, Liliana Herrero), son Ethel Koffman, Graciela Mozzoni, Gaby Estrada, Cecilia Petrocelli y Noelia Moncada. Vale la pena escucharlas.

THE VIRGINS

The Virgins

She’s Expensive, One Week of Danger, Rich Girls, Teen Lovers, Fernando Pando, Murder, Hey Hey Girl, Private Affair, Radio Christiane, Love Is Colder Than Death (Atlantic/Warner).

Poner el disco, pulsar play. Momento de tensión, breve intervalo de silencio antes de saber si el gesto vale la pena. Y cuando sí, cuando los primeros acordes (o sonidos, acá una voz que parece de banda metalera haciendo broma de garage pero enseguida, sí, una mezcla de sonido ochenta pero con pulso siglo XXI) prometen y el resto confirma, el cielo se abre. Aunque The Virgins no hagan nada radicalmente nuevo, la combinación de mucha onda disco ochentoso con actitud de banda new wave y un cantante seguro de sí mismo es casi irresisitible. Escuchar en especial "Rich Girls", pero también, Murder" y "She’s So Expensive". Es cierto que allí suena tanto Franz Ferdinand (mucho) como The Cars; pero en todo caso tomando de aquí y allá The Virgins dan una media hora de diversión.

ENTRE ESPACIOS

Nicolás Ospina Trío

Hay café café, Niebla, Sanduche de mila, Caballo, Bicuma, Aural, Entre espacios, Ya es hora, 3 para 40 (Pai).

El primer trabajo del pianista colombiano Nicolás Ospina merece un sobresaliente. Composiciones propias, con una dirección potente en materia musical y un gusto por la síntesis que habla de una madurez especial en este jovencísimo músico, discípulo de Ernesto Jodos. La música suena moderna, hay desde influencias de Brad Mehldau a Jodos, lo cual hace que su mensaje tenga mucho de abstracto, aunque con figuras melódicas comprensibles, diáfanas y con una soltura interpretativa de gran llegada. Con él, dos músicos ejemplares; el venezolano Julián Montauti en el contrabajo y Alejandro López en batería. La propuesta tiene como protagonistas, al menos, en este tramo, a piano y contrabajo, que dialogan a lo largo de los 9 temas, dentro de un espíritu compartido por el lenguaje y por el espacio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?