Suscriptor digital

La Ciudad Cultural Konex cumple años

El creador del complejo realiza un balance de su gestión y adelanta la programación para el verano
(0)
23 de noviembre de 2008  

Es licenciado en Economía, pero desde niño estuvo muy ligado al arte y a la cultura. Andy Ovsejevich, hijo de Luis, el presidente de la Fundación Konex, está logrando construir un sueño, a su medida y con sus tiempos, como le gusta decir: la Ciudad Cultural Konex. El complejo de la calle Sarmiento al 3000 está conmemorando su tercer aniversario y su director ejecutivo, a la hora del balance, reconoce que en estos años "hubo mucho aprendizaje y muchas cosas positivas".

La novedad apareció en 2004 cuando Luis Ovsejevich decidió convertir una fábrica de aceite en un gran complejo cultural ligado también a cuestiones relacionadas con la hotelería y el turismo. En el verano de ese año se realizó en el espacio un festival en el que convergieron diferentes disciplinas artísticas. A partir de ahí se redefinieron las líneas del proyecto original y Andy fue quien comenzó a reconstruir el lugar, siempre con la idea de programar múltiples propuestas, que convoquen a diferentes tipos de público y siguiendo unos esquemas de producción en los que se dan la mano cuestiones del off y del teatro comercial.

"Esto es así porque nos interesa hacer algo distinto -cuenta el productor-. Abrir un campo de juego diferente en el mercado porteño. Siempre estuvieron claramente diferenciados con los circuitos comercial y alternativo. Nos ubicamos en un lugar intermedio en el que ambos conviven. Tenemos propuestas de mayor presupuesto, con obras de Broadway como Rent , por ejemplo, y experiencias teatrales alternativas ligadas más a la investigación o las actividades que provienen de la música, como La bomba de tiempo. Nos interesa la originalidad, pero también la calidad. Sé que la denominación Ciudad Cultural puede sonar ambiciosa, pero refleja bien la cosa ecléctica, multidisciplinaria, multitarget, a la que apostamos."

-¿Resulta difícil programar ante un abanico tan amplio?

-Es un desafío. Es más complejo que si manejáramos una sola variable. También nos pesa el nombre Konex que se vincula con la Fundación y con los premios. En ese sentido, sabemos que tenemos que ser muy coherentes y consistentes. Pero no todas son producciones nuestras, la mayoría son coproducciones o producciones de terceros. Cuidamos bien la línea estética y hasta hay cierta autoselección porque la gente que llega a proponernos sus proyectos viene porque les gusta la identidad que tenemos.

A la hora de definir el público que llega a la Ciudad Cultural Konex, Andy Ovsejevich repara en que en su mayoría es un público joven, "es el que se siente más identificado con el lugar -dice-, aunque cada propuesta tiene su núcleo de espectadores y, cada vez más, es común encontrarse con un público muy amplio y que llega al Abasto desde distintos puntos de la ciudad".

Konex en el verano

Así como en los inicios de Ciudad Cultural el verano 2004 fue determinante, los tres años del complejo serán celebrados con una propuesta que se ha denominado Parador Konex. "La idea fue buscar un lugar de la playa en el medio de la ciudad. Queremos hacer un lugar de encuentro de la gente, en el patio y con cuestiones ligadas al verano", cuenta Ovsejevich.

Habrá espacios en los que dominará el verde del pasto, otros cubiertos de arena; habrá reposeras y regaderas, una gastronomía acorde, una megamuestra fotográfica de Luis Abadi que reflejará cuestiones de la playa; un ámbito cerrado, un amplio living, en el que la productora de Diego Luna y Gael García Bernal programarán documentales. Santiago Vázquez, director de La bomba de tiempo, creará música en vivo junto con invitados y hasta piensan en un ciclo de tango.

El teatro también será de la partida, pero, por ahora, Andy Ovsejevich no aporta demasiados datos. Es que están armando el año y en el relato sólo asoman una producción que está dirigiendo Jorge Eines, Nina, del español José Ramón Fernández; se repondrá Cuatro hermanos , con dirección de Pedro Antony y "probablemente programemos un Hamlet ", cuenta por lo bajo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?