Una enorme desilusión: la Argentina perdió la final de la Davis ante España

Sin Nadal, el conjunto europeo dejó con las manos vacías al equipo de Mancini; José Acasuso perdió con Verdasco en cinco sets y así se esfumó el sueño de conseguir por primera vez la Ensaladera de Plata; como en 1981 y 2006, la Argentina cayó en la final
(0)
23 de noviembre de 2008  • 17:05

Por Santiago Peluffo

Enviado especial de lanacion.com


speluffo@lanacion.com.ar

MAR DEL PLATA.- El desconsuelo de José Acasuso es el mismo que anida en cada uno de los jugadores y miembros del cuerpo técnico. La misma sensación de tristeza que desconsuela a cada argentino. La victoria de Fernando Verdasco (6-3, 6-7 (3), 4-6, 6-3 y 6-1) sobre José Acasuso decretó el fin del sueño argentino de ganar, por primer vez, la Copa Davis. Para la Argentina, fue la tercera final de su historia (1981, 2006 y 2008).

España, al igual que en los otros dos últimos años olímpicos (2000 y 2004), es el ganador de la Ensaladera de Plata. Con un enorme Feliciano López, ganador de los sus dos puntos, escoltado por un sólido Verdasco y comandados por un inteligente y hábil capitán como Emilio Sánchez Vicario, España consiguió vecer 3-1 a la Argentina y quedarse con la Copa Davis por tercera vez.

Como se había advertido ayer, el golpe de la derrota en el dobles de significó una estocada casi letal para el conjunto de Luli Mancini. Chucho Acasuso, de emergencia por la lesión de Juan Martín del Potro, tuvo la responsabilidad de que el sueño argentino siguiera con vida, pero la solidez mental y el envión anímico que traía del dobles prevalecieron por sobre los vaivenes del misionero, y sellaron el destino de la final.

Factores como el ánimo, la mentalidad, el corazón, la determinación para ir a buscar el partido fueron muchísimo más influyentes que el nivel de tenis que tanto Acasuso como Verdasco pudieron tener esta tarde. En un duelo psicológico durísimo, el madrileño fue quien -a la larga- terminó imponiéndose.

Verdasco lució más entero en el inicio, con un quiebre en el primer set y una actuación sólida desde la base, haciendo mover a un Chucho contenido, visiblemente nervioso (cometió innumerables errores con su derecha), que recién pudo entrar en juego al comienzo del segundo capítulo. Si bien se llevó los segundos dos parciales y se puso al frente, el español nunca aflojó y, de a poco, fue quebrando mentalmente al argentino.

Verdasco niveló las acciones y, en el quinto set, desplegó todo su potencial desde la base. Chucho, ya desganado y físicamente agotado, no pudo más que rendirse. El final quedó signada por el llanto desconsolado de Chucho, pidiendo perdón en su retirada del estadio. El sueño de conseguir la Ensaladera ya es historia.

Adiós al invicto como local. Hasta hoy, el equipo argentino de Copa Davis acumulaba 13 victorias consecutivas en condición de local. La última derrota había sido hace diez años, cuando por la clasificación al Grupo Mundial Eslovaquia se impuso 3 a 2 en el Buenos Aires Lawn Tennis. Desde entonces, el conjunto nacional, siempre sobre polvo de ladrillo, construyó una fortaleza en casa.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.