Amira Yoma regresó al Gobierno

En el mismo organismo trabaja un argentino que dejó las Naciones Unidas denunciado por acoso sexual.
(0)
19 de agosto de 1998  

Amira Yoma volvió al Gobierno.La ex cuñada del Presidente es asesora de la Secretaría de Asistencia Internacional Comunitaria, conocida como comisión de Cascos Blancos, que preside Octavio Frigerio y que tiene entre sus vocales a un funcionario que debió renunciar a las Naciones Unidas por un escándalo de acoso sexual.

Luis María Gómez trabajó durante casi 30 años en la UN. Su brillante carrera (llegó a ser secretario general adjunto) terminó con una investigación interna que lo encontró culpable en una demanda por acoso sexual.Regresó a la Argentina y fue contratado, hace ya más de dos años, por Frigerio.

La incorporación de la ex cuñada de Menem es más reciente. En un diálogo con La Nación , Frigerio consignó que había firmado"hace una semana" la resolución por la cual Amira Yoma fue contratada por un período de seis meses y con una remuneración de 1700 pesos por mes.

La comisión de Cascos Blancos, cuerpo de voluntarios de la lucha contra el hambre y la pobreza, fue creada por el Presidente, un proyecto que luego respaldó la Asamblea General de la UN.

Los despachos

El anuncio corrió por cuenta de la ex secretaria de Audiencias de la Presidencia.Durante el programa televisivo "Almorzando conMirtha Legrand", Amira Yoma explicó ayer que el embajador Frigerio la había nombrado porque habla "muy bien el árabe y -dijo- pensó que podía ser útil".

La ex cuñada del Presidente había dejado el Gobierno en 1991, a raíz de una causa judicial que la involucró con el lavado de dinero y en la que resultó sobreseída. Por la misma investigación fue condenado el ex funcionario menemista Mario Caserta, mientras que el ex esposo de Amira YomaIbrahim al-Ibrahim se encuentra prófugo enSiria.

Ibrahim había señalado en una entrevista que "si existió lavado, deben preguntarle a Caserta o a Amira". Durante el almuerzo, ella contestó ayer:"Si hubiera visto una valija llena de dólares, no estaría acá".

La hermana de Zulema Yoma tendrá un despacho en las oficinas que ocupa la comisión de Cascos Blancos, sobre la avenida Alem, donde también trabajaGómez, cuya designación fue impulsada por Frigerio.

Gómez había renunciado a la UN en 1994, cuando un tribunal externo creado por el entonces secretario general Boutros Ghali y presidido por la ex integrante de la Corte Suprema de Irlanda Mella Carroll lo encontró culpable en la demanda que había presentadoCatherine Claxton y fijó una indemnización de 250.000 dólares.

"No quiero abrir juicio sobre algo agotado desde el punto de vista judicial. Mi impresión es que Gómez es un hombre honorable y que tiene una gran experiencia en el trabajo con organismos internacionales", afirmóFrigerio a La Nación , quien informó que el ex funcionario de la UN percibe en su calidad de vocal de los Cascos Blancos un salario de 4000 dólares.

Cuando renunció a la UN, Gómez era segundo en la jerarquía del Programa de las Naciones Unidas para elDesarrollo (PNUD), organismo con el cual está en permanente contacto desde su puesto en los Cascos Blancos. "Es el responsable de la operación y el monitoreo de las misiones de Cascos Blancos en el exterior, está en permanente contacto con la UN y el PNUD", contóFrigerio.

En cuanto a las responsabilidades de Amira Yoma, el titular de la comisión dijo que su tarea se concentrará en el norte de Africa y en Medio Oriente,"donde tiene muy buenos contactos". La primera misión será en el Líbano, adonde viajará "a la brevedad" para "trabajar en un proyecto de construcción de rutas y habilitación de agua potable bajo bandera de la UN", siguióFrigerio.

El primer intento de Amira Yoma por insertarse en los Cascos Blancos se había frustrado en marzo último, cuando Frigerio redactó un decreto que la designaba como vocal y lo elevó al Ministerio delInterior para que Carlos Corach asumiera la responsabilidad política, como informó entonces La Nación . Corach no lo firmó.

Por indicación de la Casa Rosada, Frigerio apeló esta vez a una resolución administrativa, que rubricó el secretario general de la Presidencia, Alberto Kohan.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?