Murió una Madre de Plaza de Mayo

Dionisia López Amado, de 80 años, presidía la Comisión de Familiares de Desaparecidos Españoles; el viernes falleció Darwina Gallichio, la líder de la agrupación en Rosario
(0)
30 de noviembre de 2008  • 16:33

A la muerte de Darwina Gallichio, se sumó esta semana la de otra Madre de Plaza de Mayo. Ayer falleció Dionisia López Amado, a los 80 años.

Dionisia, una incansable luchadora por los derechos humanos, presidió hasta ayer la Comisión de Familiares de Desaparecidos Españoles y fue una animadora permanente de la Comisión por la Memoria, la Verdad y la Justicia de la Zona Norte del gran Buenos Aires, de la que era Presidenta Honoraria.

El año pasado la "Asociación de Gallegas en la Emigración Herbas de Prata" le otorgó el premio "Rosalía".

Dionisia había nacido en Galicia, en Cedeira (La Coruña) y se trasladó a La Argentina en 1952, junto a su esposo y su hijo Antonio, que por entonces tenía sólo cinco meses de edad.

Antonio Díaz López, de 24 años, fue secuestrado el 15 de mayo de 1976 por fuerzas militares junto a su esposa, Stella Maris, de la misma edad, y desde entonces nada más se supo de ellos.

Darwina Gallichio murió el viernes por una afección cardíaca, a los 84 años, en Rosario, la ciudad en la que lideró la agrupación Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, y en la que logró recuperar en 1989 a su nieta, Ximena Vicario, de quien se había apropiado una empleada de la Casa Cuna cuando tenía ocho meses. Sus padres, Juan Carlos Vicario y Stella Maris Gallichio, permanecen desaparecidos desde 1977.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?