Suscriptor digital

Cardoso dice que la moneda del Brasil resistirá

La Bolsa de San Pablo cerró con una caída del 2,85%; Cardoso señaló que las reservas no peligran, pese a que ayer el Central volvió a vender dólares
(0)
22 de agosto de 1998  

SAN PABLO.- La Bolsa de San Pablo debió suspender ayer las negociaciones durante una hora y accionar un "circuit braking" cuando, al mediodía, el índice marcó 10,06% negativo y quedó en 7191 puntos, el mismo nivel alcanzado en octubre pasado durante la crisis asiática.

El "circuit braking" es un mecanismo que detiene las negociaciones y que se utiliza cuando el índice cae más de 3500 puntos en relación con el día anterior.

Después de esa suspensión momentánea, otros inversores percibieron que las acciones estaban muy baratas y salieron a comprar. Ayudó también la recuperación del Dow Jones y los títulos de la deuda brasileña, y el Bovespa terminó cerrando con pérdidas del 2,85%. Acumula una caída del 27,4% en el mes y del 23,8% en el año. Rumores que corrían ayer en el mercado hablaban de una nueva fuga de entre 800 millones y 1200 millones de dólares. El Banco Central divulgará hoy el monto exacto.

"La explicación es simple: los inversores se están cubriendo, vendiendo sus papeles en la bolsa brasileña y traspasando esos recursos a mercados más seguros", explicó a La Nación el economista jefe del Lloyds Bank, Odair Abate.

Otra explicación que se escuchaba entre los operadores estaba más ligada aún al efecto vodka . Como el lunes habrá novedades en Rusia, los inversores temieron quedarse dos días inmovilizados en un mercado emergente.

El gobierno brasileño continúa mostrándose seguro para enfrentar cualquier ataque especulativo sin necesidad de devaluar, o incluso sin aumentar la tasa de interés básica, pero no hay que olvidar que el discurso económico está afectado por la campaña electoral con vistas a las elecciones de octubre.

El presidente, Fernando Henrique Cardoso, habló ayer en Brasilia y enfatizó que "Brasil está preparado para enfrentar una nueva crisis mundial, como hizo con la crisis de México o con la de Asia". Y resaltó que el país tiene una ventaja sobre otras naciones, "porque cuenta con el apoyo de la población".

Precaución

Los bancos de inversión, antes optimistas al extremo por causa del alto monto de reservas y la segura victoria de Cardoso en las elecciones, comenzaron ayer a estudiar escenarios menos agradables.

El altísimo déficit público (6,5% anual, 307.000 millones de dólares acumulados) es el factor de riesgo más preocupante. Pero hay otros indicadores que tampoco reflejan una situación nada cómoda para el mayor mercado de América latina: la ínfima tasa de crecimiento, la caída de la producción industrial, el déficit de la cuenta corriente y la balanza comercial.

Y, ayer, el call interbancario se sumó a la lista al saltar a 30% al año y evidenciar la falta de liquidez del mercado.

Salir del país

"El capital especulativo de corto plazo está prefiriendo dejar el Brasil, y el país podría comenzar a sufrir si la crisis se extiende más semanas", consideró el economista del Lloyds Bank. "Soy optimista a mediano y largo plazo, pero no a corto plazo", detalló.

Entretanto, para Abate -y los operadores del mercado en general-, hay dos hechos que ofrecen optimismo: "El hecho de que Cardoso sea favorito y que las reservas sean elevadas".

Agrega que en los próximos días entrarán en el país entre 8000 millones y 9000 millones de dólares debido a pagos por Telebrás y otras inversiones.

Por otro lado, el déficit público deja al Brasil vulnerable, en un callejón sin salida. Si la fuga de capitales persiste, la única opción será aumentar la tasa de interés del país, para atraer capitales. Esto provocará inmediatamente un mayor aumento del déficit público (el que paga el premio sobre la inversión es el país). Fue lo que le ocurrió a Rusia.

Bomba de tiempo

"La situación es muy seria. Con la posfijación de los títulos públicos (dándole un plazo de 6 meses como mínimo) Brasil creó una bomba de tiempo: evitó la especulación de corto plazo, pero la explosión llega ahora", comentó a La Nación el economista José Antonio Martins, profesor de la prestigiosa Universidad Getúlio Vargas.

Martins no concuerda con la mirada optimista de Abate: "El mercado ya descontó a Telebrás, y ya no se lo cuenta como una herramienta capaz de enfrentar un episodio gravísimo, si llegara a ocurrir".

"La tendencia, con los problemas de Venezuela y México, es que el flujo cambiario negativo sea creciente", consideró Martins.

"Y el problema no es la cantidad, sino el ritmo con que el país comience a quemar sus reservas. Si la velocidad aumenta, el mercado se va a retraer aún más."

Respecto del temido aumento de la tasa de interés, el economista resaltó los esfuerzos del país para evitar tomar esa medida. "Pero a la hora de la explosión, todos los planes pueden volar por los aires."

Números

  • Déficit público: acumula 6,5%, llegará en septiembre a 7,5, y se estabilizará, se estima, en 6,5 (307.000 millones de dólares hasta hoy). Es el más alto de la historia.
  • Crecimiento PBI: el año pasado no creció mucho (3%), pero para 1998 las proyecciones son de 1,5%. El PIB, el octavo del mundo, es de 863.000 millones de dólares.
  • Reservas: este mes Brasil ya perdió US$ 4100 millones. Ayer pueden haber salido entre 800 y 1200 millones. Son capitales especulativos, depositados a 6 meses, que están venciendo y no renovándose. Se estima que puede haber 12.000 millones por vencer en 90 días.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?