Suscriptor digital

Una teoría involucra al servicio secreto inglés

(0)
31 de agosto de 1998  

LONDRES (De nuestra corresponsal).- Un ex agente del servicio secreto británico, el MI6, dijo al juez francés que investiga la muerte de la princesa de Gales que el chofer del vehículo Mercedes-Benz en el que ella viajaba, Henri Paul, había trabajado para la agencia: su función habría sido la de dar información sobre huéspedes importantes del hotel Ritz de París.

Además, dijo el ex agente, el accidente habría sido similar a uno planeado por la fuerza británica para asesinar en la capital de Suiza, Ginebra, al líder serbio Slobodan Milosevic, durante la peor etapa del conflicto desatado en Bosnia.

Richard Tomlinson, un ex oficial de la SAS que fue despedido en 1995 de la red de espionaje británica que opera en el exterior, declaró ayer durante dos horas ante el juez Hervé Stephan.

Su contenido fue revelado en exclusiva -y por una suma que habría superado los cinco dígitos- al tabloide sensacionalista británico Sunday People.

Atraído por la recompensa

Tomlinson fue encarcelado el año último -y ahora se encuentra técnicamente prófugo- por haber tratado de vender sus memorias, algo terminantemente prohibido a ex agentes de inteligencia por el Acta de Secretos de Estado.

A doce meses de la tragedia, algunos creen que su alegato fue provocado no tanto por su anhelo de decir la verdad como por el anuncio de una recompensa de 20 millones de dólares ofrecida la semana última por el millonario Mohamed Al Fayed. Un vocero del gobierno de Tony Blair también calificó de "pura fantasía" las declaraciones de Tomlinson.

Al Fayed, propietario de las tiendas Harrod´s y del Hotel Ritz, del cual partió Diana la noche de su accidente, prometió la millonaria suma a quien presente alguna prueba de que el trágico accidente fue el resultado de una conspiración destinada a frenar el matrimonio de la princesa con su hijo Dodi.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?