La ninfa sorprendida

Edoard Monet
(0)
18 de enero de 2009  

Para el director de la principal institución museográfica del país, Guillermo Alonso, la obra del artista francés Edouard Manet, de 1861, es una pieza fundamental de la colección del museo. Se trata de un óleo en el que "se aprecia el inicio de las búsquedas innovadoras de Manet, que desafían las normas del arte académico", subrayó Alonso.

El director de Bellas Artes describió, además, que el motivo de la ninfa "se aleja de la idealización de un personaje mitológico para encarnar un ser cuyo cuerpo irradia una luz autónoma que anticipa a Le déjeuner sur l´herbe y Olympia ". Estas dos últimas obras son paradigmáticas en la producción de Manet y suscitaron en su tiempo debates que ya son parte de la historia del arte occidental. La ninfa sorprendida ingresó en la colección del Museo Nacional de Bellas Artes en 1914 y fue adquirida por el Estado.

Dentro del patrimonio de arte argentino del museo, Alonso destacó además Sin pan y sin trabajo , de Ernesto de la Cárcova, de 1893. Se trata de "una obra maestra de este representante de la generación del 80", dijo.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.