Suscriptor digital

Inauguraron el centro de transbordo en Once

La estación de subte Plaza de Miserere tiene siete nuevas bocas de acceso y una conexión directa con el ferrocarril Sarmiento
(0)
4 de septiembre de 1998  

Cada día, 60.000 personas pasan por la estación Plaza de Miserere de la línea de subtes A, en la zona de Once, donde confluyen el ferrocarril Sarmiento y más de 30 líneas de colectivos. Pero con la creación del nuevo Centro de Transferencia subterráneo, se calcula que esa cifra trepará a más de 200.000.

La ceremonia de inauguración del centro de transbordo, que permitirá efectuar combinaciones entre los distintos medios de transporte, se llevó a cabo ayer con la presencia del jefe del Gobierno de la Ciudad, Fernando de la Rúa; del secretario de Transporte, Armando Canosa, y de las autoridades de Metrovías.

Más facilidades

La nueva estación cuenta con nueve bocas de acceso, siete más que antes, y con una conexión directa con la estación Once del ferrocarril Sarmiento. También brinda la posibilidad a los pasajeros de cruzar por túneles bajo tierra Bartolomé Mitre, y las avenidas Pueyrredón y Rivadavia, con lo que se descongestiona significativamente el tránsito peatonal en la superficie y se facilita el acceso al subte.

De la Rúa aprovechó la ocasión para reiterar su decisión de promover el uso del subte y de reemplazar paulatinamente el parque automotor por otro menos contaminante. "Estoy contento -aseguró el jefe de gobierno- porque la ciudad avanza." Inmediatamente después del corte de cinta de rigor, un grupo de músicos interpretó conocidas piezas bajo la luz natural que se colaba por las recién inauguradas lucarnas.

Bajo la plaza de Miserere, en la esquina de Bartolomé Mitre y Pueyrredón, funciona el núcleo subterráneo, un espacioso distribuidor que cuenta con varios locales comerciales y de comida.

Allí confluyen los pasillos que permiten una rápida comunicación entre los andenes del subte, el ferrocarril y la calle. También hay una nueva pasarela de combinación, que consiste en un puente conformado por vigas metálicas apoyadas en columnas de hormigón.

La iluminación del núcleo o hall central se logró con la colocación de cuatro lucarnas de 4 x 4 m, que permiten la entrada de luz natural y que también ayudan a la ventilación.

La inversión para realizar esta obra alcanzó los 5.300.000 pesos.

De estreno

Los usuarios del subte estrenaron ayer las nuevas instalaciones, que se habilitaron al público pasadas las 3 de la tarde. "Realmente estoy muy contenta, porque ésta era una obra necesaria que había sido postergada durante mucho tiempo", opinó Rosario Estévez, una estudiante de 23 años.

Amelia Rinaldi, ama de casa, de 63 años, también se mostró satisfecha con el nuevo Centro de Transferencia, aunque aclaró: "Está todo muy lindo, pero hay tantas salidas y tantos pasillos que me pierdo. Ya aprenderé", dijo la mujer a La Nación con una sonrisa.

Andrés De Lorenzi, un taxista de 32 años, expresó una particular opinión acerca del tema: "Espero que mejore el tránsito en esta zona, que es imposible, sobre todo en las horas pico -señaló con un suspiro de fastidio- . La gente empieza a salir de las bocas de subte como hormigas, y complica todo", sentenció.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?