Suscriptor digital

Hace 30 años fallecía Victoria Ocampo

El 27 de enero de 1979 moría la fundadora de la revista Sur y promotora incansable de la cultura de nuestro país
(0)
27 de enero de 2009  • 16:08

Hoy se cumplen 30 años de la muerte de Victoria Ocampo, una figura destada de la cultura argentina del siglo XX, fundadora de la revista Sur e incansable promotora de autores consagrados y noveles de todo el mundo.

Había nacido el 7 de abril de 1890 en el seno de una familia aristocrática de Buenos Aires. Vivió con su familia en Francia, donde tomó cursos en la Sorbona y de muy chica se convirtió en lectora voraz, escritora y amante de la actuación. Su primera publicación se tituló Babel , un comentario del Canto XV del Purgatorio de Dante, aparecido en LA NACIÓN en mayo de 1920.

Posteriormente publicó numerosas obras, entre las que destacan la serie de Testimonios , diez volúmenes en total, publicados entre 1935 y 1977, y su Autobiografía , en seis volúmenes, que comenzó a escribir en 1952 con la condición de que fuera publida luego de su muerte.

En 1931, ante la insistencia de amigos y conocidos de todo el mundo, funda la revista Sur, que se convirtió en una de las publicaciones más importantes de habla hispana, en la que colaboraron nombres de primera línea: André Gide, Thomas Mann, T.S. Eliot, André Malraux, Henry Miller, Graham Green, Henry Miller, Octavio Paz, Borges y Bioy Casares, dentro de una lista extensísima.

Un par de años después, para solventar la revista, fundó la editorial con el mismo nombre, y publicó obras de García Lorca, Mallea, Onetti, Alfonso reyes, Huxley, Horacio Quiroga, Jung, Virginia woolf, Nabokov, sartre, Kerouac, Camus u Michaux, entre otros.

En 1942 se mudó a Villa Ocampo, donde generó no sólo un espacio de encuentro entre creadores sino que recibió innumerables visitas de intelectuales de la talla de Ortega y Gasset y Tagore. En 1973, donó esa casa y Villa Victoria a la Unesco para "ser utilizadas con un sentido vivo y creador en la producción, investigación, experimentación y desarrollo de actividades culturales", según sus palabras.

Borges la retrató así el día de su muerte: "En un país y en una época en que las mujeres eran genéricas, tuvo el valor de ser un individuo. Dedicó su fortuna, que era considerable, a la educación de su país y de su continente. Personalmente le debo mucho a Victoria, pero le debo mucho más como argentino."

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?