Sobre los tesoros escondidos dentro de cada uno

En El mago de Oz, Liliana Benard, la actriz y guionista de varios éxitos, es dirigida por su hijo, Emyliano Santa Cruz
(0)
31 de enero de 2009  

Liliana Benard y Emyliano Santa Cruz hablan de un largo camino recorrido, de una meta y de una búsqueda en un lugar lejano. Pero no se refieren a su propia vida, que transcurrió entre los estudios de éxitos televisivos de los años 70 y 80, un hogar poblado de artistas reconocidos y de sus años repartidos entre México, Nueva York y Miami. Además de ser madre e hijo, comparten el escenario en El mago de Oz los fines de semana, en Liberarte.

"Casi siempre, lo que buscamos en el exterior está dentro nuestro. Los personajes del cuento [de L. Frank Baum] parten a esa tierra mágica en busca de un corazón, de valor, de un cerebro y, al final, se dan cuenta de que todo aquello estaba en su interior", dice Benard, prima de Leonardo Favio, sobrina de Elcira Olivera Garcés y del recordado guionista Ab el Santa Cruz. La actriz hoy entretiene a la generación más joven de espectadores, pero tiempo atrás -hasta que los nuevos códigos televisivos la desencantaron- participó de Andrea Celeste, Papá corazón y Me llaman Gorrión , entre otras tiras famosísimas.

Emyliano Santa Cruz, de 33 años, es el nombre artístico que el hijo de Benard adoptó en homenaje a su padrino, el guionista de La pícara soñadora, Cándido Pérez, Jacinta Pichimahuida , y un larguísimo etcétera. En El mago de Oz , interpreta al espantapájaros, escribió la música y las letras de las canciones, y dirige a su madre (en el doble papel del hada bondadosa y de la bruja), a su hermana (Lorena Tello), quien le da vida a Dorothy, y a su cuñado (Fernando Garay), el hombre del traje de hojalata.

Esta versión se representó por primera vez hace 10 años en Buenos Aires. Por entonces, y luego de haber escrito dos infantiles ( La hormiguita aventurera y Waku Waku , la versión teatral del programa conducido por Héctor Larrea), Santa Cruz se instaló en Nueva York y, con él, esta pieza. La comunidad latina del barrio de Queens albergó al infantil hablado en español, mientras Santa Cruz participaba de Superhero , un show de TV para chicos, donde interpretaba a un paladín de la justicia con sobrepeso. "Hay algo en la esencia de los chicos que se ha perdido. Antes, los niños que veían El mago de Oz tenían un promedio de 10 años; hoy, no superan los 6", dice con acento neutro, este argentino radicado en México desde hace dos años.

De paso por la Argentina, Santa Cruz también presenta una obra para adultos. En los Estados Unidos obtuvo varias distinciones, entre ellas, provenientes de la Asociación de Cronistas del Espectáculo de Nueva York (ACE) al mejor comediante por su trabajo como Sancho, en una versión del Quijote , y en 2005, como personalidad del año. Aquí es responsable del unipersonal Gorda? será tu madre, una mirada ácida y opuesta a la de su infantil, pero que también habla de la aventura de animarse a ser uno mismo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.