Hugo Chávez condenó el ataque a una sinagoga en Caracas

El presidente de Venezuela aseguró que su gobierno rechaza "la violencia provenga de donde provenga"; antes, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores israelí había asegurado que ese episodio "sólo puede ocurrir con el beneplácito de las autoridades de más alto nivel del Estado"
(0)
1 de febrero de 2009  • 17:51

CARACAS.-El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, condenó hoy el asalto perpetrado por desconocidos a la principal sinagoga judía de Caracas y negó que su gobierno impulse los recientes hechos de violencia como acusa Israel.

"Nosotros condenamos las acciones en la Sinagoga de Caracas", afirmo Chávez e insistió: "Hay que condenar y nosotros condenamos la violencia venga de donde venga, y la combatiremos venga de donde venga".

Un grupo armado irrumpió la madrugada del sábado en la sede de la Asociación Israelita de Venezuela y profanó el templo destrozando objetos religiosos y rayando las paredes con frases como "fuera, muerte a todos", e "Israel malditos, muerte".

La cancillería israelí acusó al gobierno venezolano de instigar la profanación del templo, lo que Chávez negó con énfasis.

"Lejos está mi gobierno de estar impulsando hechos de violencia", expresó el presidente.

Chávez apuntó a la oposición como posible autora del ataque, a la que acusó de buscar "desestabilizar" su gobierno en vísperas del referendo por la reelección presidencial.

"Son ellos mismos (los opositores). Haremos todo lo que esté en nuestras manos en el marco de la Constitución y la ley para demostrar las causas verdaderas de estos hechos", prometió.

El ataque se produjo luego de la reciente ruptura de las relaciones diplomáticas entre ambos países, ocurrida tras el cierre de la embajada de Israel en Caracas en protesta por el ataque israelí en Gaza, que Chávez calificó de "genocidio".

La Fiscalía anunció que investigará la profanación de la Sinagoga, cuyos autores se llevaron las grabaciones de las camáras de seguridad para no ser identificados.

Condena israelí. En tanto, el Ministerio de Exteriores de Israel condenó hoy con dureza la profanación de la principal sinagoga de Caracas y acusó a las autoridades venezolanas de instigar el ataque.

"Creemos que este ataque es condenable e inaceptable y pensamos que este tipo de violencia sólo puede ocurrir en Venezuela con el beneplácito de las autoridades al más alto nivel del Estado", dijo a la agencia EFE Yigal Palmor, portavoz del Ministerio de Exteriores.

Un ataque como el registrado ayer no hubiera podido ocurrir sin el consentimiento del "nivel supremo del Estado", insistió.

"Sabemos que el pueblo venezolano no es ni racista ni antisemita", agregó Palmor, para quien el acto supone "una vergüenza tanto para quienes son responsables físicamente como moralmente".

El portavoz reconoció que en el último mes se detectó un aumento de actos antisemitas en Venezuela y otros países, pero advierte de que el acto contra la sinagoga "es particularmente alarmante".

Asimismo, sostuvo que Israel no hará llegar ningún mensaje a Venezuela, puesto que "las relaciones han sido cortadas de forma abrupta por decisión del presidente (Hugo) Chavez, por lo que no queda ningún canal de diálogo oficial abierto", señaló el portavoz israelí.

Agencias DPA, ANSA y EFE

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.