Una venganza para tres

Pasado mañana llegará a la pantalla chica Valientes, la nueva tira de Pol-ka
Natalia Trzenko
(0)
7 de febrero de 2009  

" Los hermanos sean unidos/porque esa es la ley primera."

Piden la misma bebida sólo que cada uno elige el sabor que más le gusta, se ríen de los mismos chistes, hablan todos al mismo tiempo y cuando se escuchan festejan las frases dichas con cariño familiar. Claro que Luciano Castro, Mariano Martínez y Gonzalo Heredia no son hermanos, sólo los interpretan para la TV. Más específicamente para Valientes , la nueva serie de Pol-ka que comienza pasado mañana, a las 22, por Canal 13. Pero tan compenetrados están los actores con sus papeles que durante toda la charla con LA NACION cumplirán al pie de la letra con los roles que le tocaron en el melodrama que escriben Marcos Carnevale y Lily Ann Martin.

Castro será el hermano mayor, el que guíe la charla con su particular energía; Martínez, el hermano del medio, escuchará atento hasta meter el comentario justo en el momento justo, y Heredia, el menor, será el de las ideas atrevidas y el que piense en el bienestar del grupo primero. Así, cuando Castro tenga un inconveniente con su camisa y se la saque, Heredia se quitará la suya, solidario, y lo mismo hará Martínez. Porque eso es lo que harían Enzo y Segundo, sus personajes, si Leonardo, el de Castro, los necesitara.

"Hace semanas que les digo Segundo y Enzo", confiesa Castro, y los actores antes conocidos como Mariano y Gonzalo asienten. Dicen que para construir la relación y la confianza entre los tres personajes charlaron mucho. No sobre sus papeles, sino sobre la vida en general. "Además de lo que hablamos, tenemos muchas cosas en común", dice Martínez, quien en los últimos tiempos recibió un curso intensivo de conflictos familiares.

A diferencia de los actores, en un primer momento, los que no comparten nada son sus personajes. Es que cuando comienza la historia -que pasado mañana irá a las 22, porque antes se verá el final de Por amor a vos, pero a partir del martes ocupará el horario de las 21.45-, los hermanos Sosa no se conocen. Hace años fueron separados por la trágica muerte de su padre, causada por el villano de la tira, Laureano Gómez Acuña, interpretado por Arnaldo André. El vínculo entre ellos se irá armando a medida que avancen la historia y la venganza que pondrá en funcionamiento su reencuentro.

"Los tres tuvieron vidas muy distintas. Enzo estuvo preso; hizo cosas ilegales; Segundo fue esclavo de un hombre que lo maltrató y le pegó hasta que lo encontramos nosotros, y yo me dediqué toda la vida a ser el maestro ciruela, buscando ideales que nunca conseguí. Lo único que tengo en mente es vengar la muerte de mi viejo. Eso nos une", detalla Castro.

Con semejante comienzo, no quedan dudas. Canal 13 sale a combatir a la desopilante comedia de Telefé, Los exitosos Pells con un melodrama delos fuertes, aunque siempre quede espacio para alguna risa. "Hay ciertas situaciones dramáticas que pueden causar gracia, que se vuelven tragicómicas", dice Martínez y Heredia completa: "Por momentos, lo que le pasa al personaje de Mariano es cómico porque es un tipo analfabeto, que fue criado en el campo sin ninguna educación, y las cosas que le van pasando en la ciudad tienen ese tono".

Mientras sus hermanos de la ficción hablan, Castro escucha atento y, apenas terminan la idea, la festeja, como buen hermano mayor. Y aporta lo suyo, claro. "Mariano lo está haciendo muy bien. Segundo no sabe lo que es la ciudad; no sabe lo que son dos australes". Sí, Castro dice "australes" no "pesos" y, para que se entienda, aclara: " Pesos, australes... Es todo lo mismo: una mierda".

La risa de Martínez y Heredia ante la ocurrencia de su compañero ayuda a imaginar algo de la dinámica en las grabaciones que comparten entre los estudios de Pol-ka en Colegiales y los exteriores realizados en el predio en Pilar donde se realizaba Amas de casa desesperadas y ahora es el hogar de Valientes .

En los primeros capítulos de la tira, antes de que los romances comiencen a florecer entre los hermanos Sosa y las que serán las mujeres de su vida -Alma (Julieta Díaz), Juana (Eleonora Wexler) e Isabel (Marcela Kloosterboer)-, la historia de amor más urgente será la de Leonardo, Segundo y Enzo, que en un principio se llevan mal, muy mal.

"El problema es, sobre todo, entre Leo y Enzo, porque Segundo es un tierno. En un comienzo, nos juntamos por la venganza. Enzo acepta porque, con tal de salir de la cárcel, hace cualquier cosa y Segundo para escaparse, pero nos empezamos a relacionar y sólo después aparecen las chicas. Y entonces ahí empiezan a aparecer las tres patas del relato: la venganza, la relación entre los hermanos y la historia de amor", relata Castro, que hace una pausa al final de su explicación, mira a uno de sus compañeros de fórmula, luego al otro y grita: "¡Tenemos un programa del carajo! ¡De verdad! Porque las chicas también tienen sus historias, sus problemas [ver aparte]. Porque están Arnaldo [André], Oscar Alegre, Betiana [Blum], Roberto Vallejos, Alejandro Müller, Graciela Tenenbaum, y Guillermo Pfening. Arnaldo es Tony Soprano. Hay una historia divina detrás de todo esto. Son catorce personajes y todos tienen un conflicto; ninguno está por estar". Y mientras Castro toma aire, Martínez, como buen hermano del medio, sereno, se acuerda de que esta tira está enteramente grabada en alta definición. "Es la primera vez que se hace en la Argentina", dice, ante la mirada admirativa de sus colegas que ya se habían olvidado de contar esa parte de su trabajo.

Ahí comienzan los chistes entre ellos, bromas privadas que no se explican, pero a veces se entienden, la superposición de anécdotas y comentarios que luego intentan justificar. "¿Qué querés? Trabajamos doce horas por día juntos. Estamos todo el tiempo así; somos hermanos de verdad."

Será por la cantidad de horas dedicadas a las grabaciones que, según Castro, la repercusión que ya tiene el ciclo en el público que sólo vio las promociones, lo sorprende.

"Sorprende, pero es alentador", comenta Martínez casi tímido. Por primera vez desde que comenzó la entrevista, se hace un silencio que Castro rompe a los gritos.

"¿Cómo hace Mariano para meter siempre el bocadillo perfecto?", pregunta, y sin esperar respuesta se para, abraza a sus compañeros y, como si acabaran de meter un gol en el último minuto del partido, los tres festejan a los saltos. "Bueno, ya está. Se terminó la nota". Tienen razón: se terminó.

Luciano Castro, omnipresente

  • Además de protagonizar Valientes , el actor que el año pasado formó parte del fenómeno de Lalola tendrá en las próximas semanas otros dos programas en el aire. Desde pasado mañana aparecerá de lunes a viernes en Canal 13 y en América, donde protagoniza Amanda O junto a Natalia Oreiro. De hecho, antes de que la actriz decidiera postergar su regreso a Pol-ka, Castro había sido contratado para ser su galán en Alguien que me quiera . Cuando ese proyecto quedó para más adelante, Castro pasó a Valientes . Como si dos ciclos con su cara no fueran suficientes, cuando la última semana de febrero América vuelva a poner Lalola en el aire, Castro tendrá tres ficciones simultáneas en el aire.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.