Radiografía del cricket

Aunque en Argentina no es muy popular, es el segundo deporte más difundido en el mundo después del fútbol. Aquí, un mapa de este juego de tradición inglesa
(0)
6 de febrero de 2009  • 18:40

Por absurdo que parezca, hay una persona en el mundo que fue capaz de poner en venta sus riñones para poder seguir practicando…¡cricket! Sí, un deporte que a simple vista no cuenta con popularidad pero que, en los países que forman la Mancomunidad británica es un clásico que despierta reacciones apasionadas.

El cricket es un deporte antiquísimo que encierra muchas tradiciones. De origen inglés, comenzó a expandirse en el siglo dieciséis hasta convertirse en una práctica masiva en más de cien países. El último campeonato mundial, ganado por Australia, contó con alrededor de dos mil millones de espectadores (¡un tercio de la población de la Tierra!).

Hace unos días se celebró por primera vez en Argentina uno de sus torneos destacados: la World Cricket League. Para conocer un poco el mundo de este juego hablamos con Alejandro Ferguson, jugador del seleccionado nacional con más de quince años de carrera y varios mundiales.

¿Cómo suele acercarse la gente al cricket?

Por lo general, la gente del club (Belgrano Athletic) tiene una larga tradición familiar pero hay otros casos en los que simplemente se acercan por recomendación, porque viven cerca o por el boca a boca.

Cualquiera que quiera se puede acercar, no hay restricciones. Quienes busquen informarse o hablar con alguno de los jugadores argentinos pueden hacerlo a través de la Asociación de Cricket Argentina. Allí tienen todos los contactos de cada club, desde los más chicos (cinco años), hasta los juveniles y mayores.

¿Cómo empezaste vos?

En mi caso y el de mis hermanos, mi padre nos hizo practicarlo desde los seis años, de la misma manera que mi abuelo se lo inculcó a él cuando era más joven. Se fue transmitiendo de generación en generación y seguramente mantendremos esa herencia.

¿Dónde se practica en Argentina?

Hay cinco lugares, entre clubes y colegios: el Belgrano Athletic Club, el Hurlingham Club, el Lomas Athletic Club, el San Albano Collage y el St. Georges College.

En cualquiera de ellos también se practica rugby, hockey, tenis, fútbol, squash, bowls y, en algunos casos, golf.

En la mayoría de los casos, las personas que entran a estos clubes desconocen que se juega al cricket; se enteran cuando ven un partido por casualidad.

¿Cómo es la vestimenta?

Hace no mucho tiempo atrás, era tradición vestirse de blanco para jugar. Hoy sólo se usa el color blanco para los Test Matches, partidos que duran cinco días y se juegan en los países donde el cricket es furor.

Los partidos más comunes son los llamados OD (One Day), duran un día, donde los equipos usan ropa de color para diferenciarse y hacerlo más llamativo para los espectadores. En estos partidos, la pelota que se usa es blanca para poder verla mejor. Cuando juegan de blanco, la pelota es roja.

En Argentina jugamos un partido muy tradicional llamado Norte vs. Sur que dura tres días y es el más importante de la temporada.

Las protecciones más usuales son los pads para cuidar las piernas, dos guantes, protectores de muslos, huevera, casco y bate. Estos elementos se usan porque en algunos casos, la pelota puede ser lanzada a unos ciento cuarenta kilómetros por hora.

¿Qué particularidades y tradiciones tiene la práctica?

Uno de los rasgos más extraños es el corte que se hace en los juegos para almorzar. Los partidos son largos, generalmente duran seis horas. Un equipo tarda aproximadamente tres horas y cuarto en batear sus trescientas o más pelotas. En el medio se dan dos intervalos de cinco minutos para hidratarse. Al final de esa primera etapa hay un intervalo de cuarenta minutos para un almuerzo liviano. Recién después de eso se completa el partido con otras tres horas y cuarto de juego.

En los partidos de más de tres días se suele tomar un descanso de veinte minutos para… ¡tomar el té! Es una tradición bien inglesa. Por lo general es una merienda con todo: tortas, sandwiches, tostadas, mermeladas e incluso dulce de leche. Se sirve té caliente o frío, y gaseosas. ¡Es una panzada! Los espectadores lo disfrutan mucho más que los jugadores, que luego tienen que regresar a la cancha.

En Argentina es un deporte al que no todo el mundo tiene acceso. ¿Cómo es en el resto del mundo?

El problema no es monetario sino de difusión. Acá no aparece en los medios, entonces no consigue captar nuevos jugadores. Para que te des una idea, hay sólo un diario que publica noticias sobre cricket.

Aunque desde los clubes se ha hecho mucho para difundirlo, no es suficiente. Además, hay miembros del círculo que critican el deporte sin entenderlo y transmiten ese mensaje a los chicos. A su vez, los más jóvenes que empiezan a practicarlo son criticados por sus propios amigos y, al final, muchos terminan por abandonarlo.

Para lograr que la gente juegue tienen que verlo en la tele, para entenderlo y ver cómo juegan las grandes estrellas. La única forma de ver partidos internacionales acá es a través de la web.

En Argentina no se difunde porque no existe un público objetivo. La realidad es que nadie quiere perder tiempo ni dinero pasando un deporte que nadie entiende o que no "vende". Creo que para expandirlo sería fundamental contar con algún canal que transmita los partidos internacionales para que la gente vaya "masticándolo".

En cambio, en países donde el cricket es un deporte profesional tiene muchísima difusión. Hay una cobertura completa las veinticuatro horas, ya sea en televisión con partidos en vivo como en otros medios con reportajes a jugadores y análisis de jugadas. Así sigue creciendo en números y aficionados. Por ejemplo, en países como India y Pakistán, donde el cricket es el deporte por excelencia, podés ver a chicos descalzos de cualquier edad jugando en la calle, como ocurre acá con el fútbol. Eso es porque tienen un contacto constante con el juego a través de la pantalla de TV.

No por nada el cricket es el segundo deporte más practicado en el mundo después del fútbol.

¿Cómo definirías el cricket?

Es un deporte en el que predomina la habilidad individual del jugador por momentos y el juego de equipo en otros. Requiere de mucha técnica, concentración y paciencia. Es un gran formador de carácter a nivel individual.

Al ser un juego de larga duración, demanda una preparación física y mental elevada cuando se juega competitivamente. Requiere de un plan estratégico para poder ganarle al otro equipo y una cuota de suerte también.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.