Acuerdo entre Solá, Macri y Narváez de cara a octubre

Tras un encuentro en el Hotel Intercontinental, anunciaron una alianza para las elecciones; "Este es un momento fundacional. Estamos listos para trabajar juntos", dijo el jefe de gobierno porteño
(0)
11 de febrero de 2009  • 23:14

El armado de acuerdos de cara a las elecciones de octubre sumó un nuevo capítulo. Hoy, tras varios intentos fallidos, Mauricio Macri, Felipe Solá y Francisco de Narváez acordaron que pelearán juntos en la provincia de Buenos Aires de cara a los comicios legislativos. Así lo informaron, tras el encuentro que mantuvieron esta tarde en el Hotel Intercontinental.

"Este es un momento fundacional. Estamos listos para trabajar juntos", dijo el jefe de gobierno porteño en una conferencia de prensa brindada junto a los diputados tras reunirse en el Hotel Intercontinental.

En ese sentido, el diputado disidente justicialista Felipe Solá sostuvo que asumieron "el compromiso de trabajar juntos con la máxima solidaridad y compromiso". Y agregó: "Vamos a estar juntos. Estamos de acuerdo de que hay que devolverles la ciudadanía a los argentinos. En primer término por la inseguridad; en segundo, por la exclusión, y en tercer lugar, es fundamental la implementación de la boleta única".

Por su parte, Narváez felicitó a Macri por lo que consideró una "convocatoria audaz" y aseguró que se trata de "una señal importante". Además celebró que "hoy comienza un nuevo camino" y advirtió que ataron "la suerte en un destino común, de transformación conjunta".

En una conferencia de prensa común, Macri dijo que "les queremos decir [a la sociedad] que estamos juntos para trabajar". Y añadió: "Somos tres personas optimistas frente al futuro del país. Las angustias, que son enormes, tienen solución".

Los integrantes de la alianza sostuvieron que por el momento no se definirá quién irá como primer diputado en octubre: "Tenemos un menú de alternativas, pero lo importante es que vamos juntos. Ponemos a disposición un instrumento".

Narváez explicó que "faltan 256 días para la elección, para Felipe y para mi es un tiempo para buscar el conjunto". Y ratificó que han "acordado que lo primero son los problemas de la gente, lo segundo también: pobreza, exclusión y temor a perder el empleo".

A lo que Solá replicó: "Nos hemos obligado para hacer una propuesta conjunta y potente. El Pro es una expresión emergente de una argentina moderna. Desde esos dos lugares, nosotros nos obligamos a resolver nuestros problemas. Es un desafío que aceptamos que sabemos que no es fácil".

En tanto, Narváez afirmó esta noche que, en caso de encabezar la lista en Buenos Aires el 25 de octubre, le gustaría enfrentarse al presidente del Partido Justicialista. "Néstor Kirchner tiene que jugar su suerte en estas elecciones en la provincia de Buenos Aires" para darse cuenta que "el pueblo no quiere que siga gobernando de esa forma", aseguró en el programa A dos voces de TN.

El empresario agregó que "el kirchnerismo termina su ciclo en 2011", y que para las elecciones de ese año, ya Solá y Macri manifestaron sus intenciones de postularse para presidente, mientras que él buscará gobernar la provincia de Buenos Aires.

El PJ, al rojo vivo. Ayer , azuzado por la alianza entre Macri, De narváez y Solá, el ex presidente Néstor Kirchner decidió provocar a la nueva sociedad política y convocó a elecciones internas dentro del justicialismo.

Metido de lleno en la campaña, Kirchner no ocultó ayer, en un acto en Adrogué, que trabajará desde temprano en la carrera electoral.

Eso sí, esquivó las definiciones sobre su eventual postulación en la provincia y dijo que "por ahora" no piensa en eso. "No, no. Yo vine acá como presidente del PJ. Hoy estoy trabajando con todas mis fuerzas para consolidar la gobernabilidad", dijo, ante una pregunta concreta sobre si sería o no candidato, en un reportaje que concedió al canal C5N . Fue una frase ambigua. Fuentes del Gobierno desestimaron que hubiera significado un rechazo a la postulación.

Ya en el discurso, pidió a los militantes que lo escuchaban en un estadio lleno hacer campaña "casa por casa y esquina por esquina", mientras -paradoja mediante- criticaba a la oposición por haberse apresurado a instalar el debate electoral.

"Tenemos que darle a Cristina un Congreso leal, que la ayude. Le quieren atar las manos", enfatizó.

El ex presidente reaccionó ayer con una convocatoria a elecciones internas dentro del PJ, con el objetivo puesto en acorralar a Solá. El vicegobernador bonaerense, Alberto Balestrini, fue el encargado de instalar el tema por orden de Kirchner. Propuso que, para junio o julio, los candidatos del peronismo se definieran con una interna.

La propuesta tenía el visto bueno del ex presidente, que, no obstante, evitará la confrontación directa con Solá. Según supo LA NACION , la estrategia de Kirchner será provocar a Solá sutilmente. El ex presidente cree, claro, que no se presentará a una interna. "Que no se discuta quién es más peronista", pidió.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?