Conmueve a Italia un nuevo caso de bioética

Extraen semen de un hombre en coma
(0)
19 de febrero de 2009  

ROMA.- Después de la conmoción suscitada por el destino de Eluana Englaro -la mujer que estuvo en coma 17 años y murió, la semana pasada, tras la suspensión de su alimentación artificial-, un nuevo caso de bioética sacude a la opinión pública italiana y provoca el rechazo del Vaticano.

Se trata de la historia de una mujer de 32 años que quiere tener un hijo de su marido, de 35, que se encuentra en coma irreversible por un tumor en el cerebro.

Después de dos semanas de pedidos en tal sentido y de idas y venidas debido a las dificultades legales implícitas en la operación -la primera de este tipo en el país- anteayer el ginecólogo Severino Antinori, un personaje polémico, se presentó en el hospital de Pavia (Norte) donde está internado el marido de la mujer para satisfacer su deseo.

Antinori es famoso por haber logrado que fueran madres mujeres de más de 60 años y por haber anunciado, hace unos años, su intención de clonar seres humanos.

Pese a que existen muchas dudas respecto de la legalidad del acto, Antinori extrajo el semen del hombre en coma con una aguja fina que aplicó en distintos puntos de sus testículos, según explicó La Repubblica . Luego lo colocó en nitrógeno líquido, a 197 grados bajo cero, para que se conservara.

Como la ley sobre reproducción asistida indica que tiene que haber un caso de esterilidad para que una pareja pueda someterse a las técnicas de fecundación, un juez tuvo que autorizar el procedimiento. Esto fue posible luego de que el padre del hombre en coma, nombrado su tutor, expresó que era cierto que quería tener un hijo, tal como reclama su esposa.

"Creo que un hijo debe siempre ser un acto de amor, no un experimento de laboratorio", dijo monseñor Rino Fisichella, presidente de la Pontificia Academia para la Vida y rector de la Pontificia Universidad del Laterano. En igual sentido se manifestó monseñor Elio Sgreccia, ex presidente del mismo dicasterio vaticano, que consideró "éticamente inaceptable" la fecundación de la mujer con el semen del marido en coma.

Las críticas del Vaticano a nuevas y delicadas cuestiones de bioética, sin embargo, no intimidaron a Antinori.

Según explicó, conservará el líquido seminal extraído al hombre en coma en su centro de fecundación y luego analizará los espermatozoides para seleccionar los más resistentes. "Esperaremos un mes, para que baje el estrés de la señora, y después la someteremos a estimulación ovárica para proceder más tarde a la fecundación artificial", agregó. "Como se trata de dos personas jóvenes, estoy convencido de que será un embarazo normal", concluyó.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.