Suscriptor digital

El último adiós a Lucio Battisti

(0)
11 de septiembre de 1998  

Con Lucio Battisti, que falleció anteayer en Milán, a los 55 años, a raíz de una enfermedad no revelada, desaparece uno de los fenómenos musicales más importantes de los últimos 30 años en Italia. El cantante y autor logró renovar, sobre todo en los años 70, la canción popular de la península con nuevas influencias procedentes del rock y de la música étnica.

Con esta fórmula (en la que fue esencial el aporte del letrista Mogol), las canciones de Battisti se destacaron por su originalidad poética y musical. Con su voz aguda, el intérprete lograba convertir temas aparentemente triviales, que giraban sobre todo alrededor de conflictos de pareja, en verdaderas creaciones.

La aparición de cada disco de Battisti era un acontecimiento que, inmediatamente, se convertía en millones de placas vendidas. "La canzone del sole", "E penso a te" (que en los años 70 Piero popularizó entre nosotros con una versión en castellano), "Amarsi un po" y, sobre todo, "Il mio canto libero" fueron algunos de sus temas más populares. El fenómeno Battisti creció en atractivo y misterio cuando el cantante, 20 años atrás, decidió voluntariamente (como Mina, que grabó muchas de sus canciones) abandonar la vida pública y recluirse en una casa de campo, sin hacerse ver ni dar entrevistas. Sólo abandonaba su morada cada dos o tres años para viajar de incógnito a Londres y registrar allí los últimos discos de su carrera, de fuerte tono experimental, poesía más hermética y enorme austeridad. El último ("L´asola"), aparecido en abril pasado, generó una gran expectativa que, tras esta noticia, seguramente se elevará.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?