El Vaticano consideró insuficiente el pedido de disculpas de Williamson

El vocero de la Santa Sede, Federico Lombardi, aseguró que la carta del obispo negacionista es "genérica y equívoca" y que "no está dirigida ni al Papa ni a la Comisión Ecclesia Dei"
(0)
27 de febrero de 2009  • 14:10

CIUDAD DEL VATICANO (ANSA).- El Vaticano afirmó hoy que la última carta del obispo lefebvrista que niega el Holocausto, Richard Williamson, expulsado hace unos días de la Argentina, no respeta las condiciones establecidas por la Santa Sede.

La misiva difundida el jueves por Williamson, actualmente en Gran Bretaña, "no está dirigida ni al Papa ni a la Comisión Ecclesia Dei y no parece respetar las condiciones establecidas por la Secretaría de Estado" vaticana del 4 de febrero.

La Secretaría instaba al obispo a "tomar de modo absolutamente inequívoco y público distancia de sus posiciones referentes a la Shoah´´, declaró el vocero vaticano, el religioso Federico Lombardi.

En la carta, Williamson pide disculpas por las consecuencias de sus afirmaciones negando el Holocausto.

"En relación a la declaración del obispo negacionista Williamson, de la Fraternidad San Pío X, ayer 26 de febrero del 2009, se hace presente que no se trata de una carta dirigida al Santo Padre o a la Comisión Ecclesia Dei". afirmó el portavoz de la Santa Sede.

Lombardi dijo que considera la carta del prelado tradicionalista "genérica y equívoca".

El jueves, en su primer día en Gran Bretaña, adonde llegó tras ser expulsado de la Argentina por faltas a las normas de inmigración, Williamson pidió perdón a las víctimas del Holocausto y a la Iglesia por las declaraciones en las que negó ese crimen contra la humanidad.

Sin embargo, Williamson no se retractó de sus dichos, difundidos en una entrevista en la televisión sueca hace cuatro meses, que generaron una crisis en las relaciones entre el Vaticano y la comunidad judía.

En una declaración que publicó la agencia de noticias católica Zenit, fechada ayer, Williamson lamentó haber hecho esas declaraciones.

"Si hubiera sabido con antelación todo el daño y las heridas que provocaron, especialmente a la Iglesia, pero también a los sobrevivientes y familiares de las víctimas de injusticia del Tercer Reich, no las hubiera hecho", escribió.

En la declaración, que también se publicó en el sitio web oficial de la Fraternidad San Pio X, aceptó que "los eventos de las últimas semanas y el consejo de miembros de la Fraternidad de San Pío X me convencieron de mi responsabilidad por tanta angustia causada. A todas las almas que quedaron honestamente escandalizadas por lo que dije, ante Dios, les pido perdón".

La posición negacionista de Williamson se difundió el 21 de enero, el mismo día en que Benedicto XVI firmó el decreto de levantamiento de las excomuniones a él y a otros tres obispos seguidores de Marcel Lefebvre.

El obispo nunca se retractó del contenido de sus palabras, que provocaron una inmediata reacción de repudio en muchos países, aunque el Papa le pidió que lo hiciera.

Williamson sostuvo que en la televisión sueca se limitó a dar "una opinión de una persona que no es historiador, una opinión formada hace 20 años en base a los datos que entonces estaban disponibles, y que desde entonces había expresado raramente en público".

En tanto, el seminario que Williamson dirigía, en La Reja, Argentina, recibirá en marzo al obispo Alfonso de Galarreta -también rehabilitado por el Papa en enero-, que se hará cargo interinamente, hasta que se designe un nuevo director.

Galarreta, español, vivió desde los cuatro años en Argentina.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.