Suscriptor digital

Orquesta chamánica de la era tecnológica

La agrupación de la Untref actúa hoy en el Borges
Gabriel Plaza
(0)
4 de marzo de 2009  

Alejandro Iglesias Rossi se formó musicalmente en la Sorbona de París, en la que estudió puntillosamente a los compositores clásicos y contemporáneos, pero se puede decir que todo el saber verdadero que adquirió lo aprendió de su encuentro con los chamanes.

En la búsqueda de su propia identidad artística, Rossi se sumergió en el uso de los instrumentos rituales que se tocaban y fabricaban, con fines espirituales, en América hace cinco siglos. Viajó por Amazonia y México, y descubrió un portal sonoro hacia una realidad aparte. "Siempre al músico se lo entrena a la manera europea para una realidad que no es la nuestra. Quería encontrar una forma de componer e investigar en la música contemporánea, cambiando el paradigma y sin renegar de nuestra identidad americana. Para eso necesitaba volver a la ritualidad del hecho sonoro", cuenta el creador y director de la Orquesta de Instrumentos Autóctonos y Nuevas Tecnologías de la Untref, que interpreta composiciones que se tocan sin partitura por músicos que parecen guerreros en escena.

En el lugar de ensayo de la Orquesta, donde se preparan para el concierto de esta noche en el Centro Cultural Borges antes de partir de gira por Francia y Medio Oriente, todo es un hormigueo de gente. Máscaras, escenografías gigantes con símbolos incaicos y decenas de instrumentos ancestrales (muchos desaparecidos, otros que habían caído en desuso y un puñado que se utilizan sólo en ceremonias chamánicas) se desparraman por todo el lugar dando un ambiente de museo prehispánico. "Muchos de los instrumentos que tocamos fueron fabricados por nosotros a partir de la investigación y la experimentación. Lo que buscamos es romper con la idea del compositor, el intérprete y el investigador, cada uno por su lado. Queremos volver al concepto de músico integral que todavía está presente en la América nativa."

Como aplicados discípulos, los músicos que fabrican, interpretan y componen esos instrumentos ancestrales corren de un lugar a otro ante las indicaciones de Alejandro Rossi, el maestro y director de esta orquesta anticonvencional que tiene en su consejo académico a un chamán de la Amazonia. "Debemos de ser el único lugar que integró un chamán a su consejo y sus enseñanzas. Es una manera de reconocernos como músicos contemporáneos en este continente, en el infinito pozo cultural de América."

A simple vista la agrupación tiene una función de divulgación de los instrumentos de América, una resignificación de esa cultura originaria aplicada a la música electroacústica y una tarea de investigación antropológica siguiendo el camino de su maestra Isabel Aretz. El fin, confiesa Rossi, es aún más profundo: "Si algo busca la orquesta es elevar el nivel de conciencia. En el fondo es una búsqueda espiritual. Es un camino con corazón. Por eso, cuando están sobre el escenario los integrantes de la orquesta saben que el destino del universo depende de cómo será tocada esa nota. Queremos transmitir ese acto de presencia absoluta, donde los músicos son como guerreros", filosofa y evoca a Las enseñanzas de Don Juan, de Carlos Castaneda.

Video

Músicos guerreros

Los alumnos y egresados de la Licenciatura en Música y Artes Electrónicas de la Untref son preparados integralmente para entrar en el campo de batalla, así como se lo conoce en la filosofía chamánica, a cada acto de la vida consciente. Por un lado, tienen la formación contemporánea combinada con la cosmovisión indígena, la luthería artesanal y el aprendizaje del tiro con arco zen. Esa espiritualidad coincide con la búsqueda de los instrumentos que hace Rossi por todo el continente. "Todos los instrumentos que están acá son sagrados, y cuando los utilizamos guardamos esa sacralización para poder mostrarlos en el mundo que vivimos."

-Muchos de esos instrumentos son creados para una situación en particular, como una sanación o un ritual específico. ¿Cómo se hace para respetar esa función para la que fue creado?

-Es verdad que estos instrumentos tienen un poder específico. La diferencia es que la mayoría de los que tocamos son copias de aquellos que fueron creados con fines rituales. En ese sentido, la cosa cambia, porque están imbuidos del poder nuestro como músicos y están hechos para ser mostrados en público.

Rossi hace una pausa y llama a uno de los asistentes, que está vestido de negro. Le pide que toque para nosotros el silbato de la muerte, un artefacto musical de una sola pieza que parece de hueso y lanza un sonido escalofriante y fantasmal. Después llama a otro grupo que agita unos zumbadores amazónicos generando un efecto hipnótico y sanador.

-¿Cómo conviven estos instrumentos ancestrales con las nuevas tecnologías?

-Nosotros entendemos las nuevas tecnologías como una nueva forma de tocar estos instrumentos y darles vida. Hasta podemos procesar esos sonidos con computadoras para crear una comunión orgánica. Usando la última tecnología se puede guardar la raíz. Esa es nuestra misión.

Para agendar

Orquesta de Instrumentos Autóctonos y Nuevas Tecnologías, con la dirección de Alejandro Iglesias Rossi.

C.C. Borges, Viamonte y San Martín. Hoy, a las 20. Entrada libre y gratuita.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?