Suscriptor digital

La trayectoria de un actor con carisma

Elsie Yankelevich publicó un libro que recorre su historia por La tuerca, La revista dislocada y Resistiré
(0)
14 de marzo de 2009  

Guido Gorgati se acostó ayer a las 3 de la mañana, aturdido de la emoción de una noche que lo tuvo como protagonista y estrella ("nunca fui primer ni primerísimo actor; soy actor a secas"). En la velada anterior, se presentó Guido Gorgati, Amanece con el espectáculo un libro que recorre la vida del creador de personajes inmortales junto con Tita Merello en Mademoiselle Elise ; o el jubilado, en La tuerca ; o el mozo de Un cortado, o el sastre de Resistiré.

Hace más de un año, Elsie Yankelevich (hermana de Gustavo e hija de Jaime) invitó a Gorgati a tomar un café. No se conocían, y ella necesitaba recopilar información para un libro. Pero el actor la sorprendió. Dueño de una memoria intacta, la entretuvo con sus anécdotas. Tiempo después, ella le propuso escribir la historia de su vida y él, al principio, se negó. "¿Yo? Si nunca fui galán ni protagonista. Que alguien imagine mi sorpresa." Pero Yankelevich insitió y justificó su decisión con un sólido argumento: "Gorgati, usted tiene un carisma único".

Aunque durante el transcurso de su carrera interpretó a innumerables personajes de españoles, Gorgati nació hace 89 años, en el pueblito veneciano de Crispino ("donde todos eran rubios y de ojos celestes, menos yo"). Pero con la llegada de Mussolini, su padre, dueño de un almacén de bebidas y antifascista, abandonó el país con sus seis hijos en el primer barco que zarpaba. Así, Guido, de 10 años, cambiaba su paisaje del Mediterráneo por el de los conventillos de Constitución. "Siempre amé la Argentina. Y aunque hubo épocas de miedo, nunca me quise ir. Me la aguanté piola, piola, como Gardel en el avión", cuenta.

En vez de jugar en la calle, el pequeño Guido buscó una vacante en el taller de actuación del Labardén. Allí había una maestra de declamación llamada Alfonsina Storni. "De vez en cuando nos pedía permiso para decir malas palabras, necesitaba sacarlas porque, si no, no podía continuar con las clases".

El pequeño mintió. Le dijo a la directora del taller que quería ser actor cómico, aunque su verdadero interés era otro: todos los días, después de clases, ofrecían un vaso de leche y un sandwich a sus alumnos. A veces, las mentiras no tienen patas cortas, sino tentáculos. Gorgati se convirtió en actor cómico y entretuvo con ¿Será virgen mi marido? , junto con Paulina Singerman.

Más tarde llegaron los 40 avisos de TV, las 25 películas, El relámpago y La revista dislocada, y un papel junto con Vittorio Gassman en Un italiano en la Argentina , dirigida por Dino Risi.

"Hoy, en la TV, parece que todos nacieran de incubadora. No hay viejos en la televisión", se lamenta Gorgati, que vive con el productor Armando Barbeito. "La gente piensa que soy homosexual. No me importa. Somos amigos entrañables, hermanos. Yo tuve muchas novias y no me casé porque me gusta la vida del pájaro libre", dice, y se despide. Es hora de la siesta y ayer trasnochó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?