Murió el Tte. Gral. Anaya

(0)
7 de abril de 2009  

A los 87 años, falleció el teniente general Leandro Enrique Anaya, que fue comandante en jefe del Ejército durante el tercer período presidencial de Juan Domingo Perón y durante la gestión de María Estela Martínez de Perón.

En ese carácter, Anaya habló en el Congreso, en el velatorio de Perón, al igual que el líder radical Ricardo Balbín y otras figuras. En su mensaje, lo consideró "la figura política nacional de este siglo" y señaló que el Ejército no despedía sólo al militar, "lo que sería parcializar su personalidad, omitir su esencia: la de conductor de la nación".

Perón lo nombró comandante en jefe en diciembre de 1973, cuando era jefe del Cuerpo de Ejército I, con sede en Palermo. Sucedió al teniente general Jorge Raúl Carcagno, que había sido nombrado al asumir Héctor J. Campora y que renunció al rehusar el Senado de mayoría peronista dar su acuerdo para el ascenso de cuatro coroneles, entre ellos Juan Jaime Cesio.

Anaya debió afrontar en su gestión ataques a cuarteles y asesinatos de militares por organizaciones guerrilleras. Al mes de asumir, el ERP asaltó una unidad del Ejército en Azul y mató a su comandante, coronel Camilo Gay, lo que determinó a Perón para reformar el Código Penal e inducir la renuncia del gobernador Oscar Bidegain.

En esa época, Anaya señalaba que la violencia en esas circunstancias aparecía más absurda por implicar un enfrentamiento a la legitimidad y a la "misma representatividad del pueblo todo, que se había expresado en la urnas por el orden, por la paz y la reconciliación".

En febrero de 1975, en Tucumán, al preguntársele cómo explicaba el Ejército su participación en la lucha antiguerrillera contestó que el Ejército no tenía nada que explicar: "El Ejército cumple órdenes del Poder Ejecutivo de la Nación, no opina". Al acompañar el proceso desde el punto de vista institucional, evitó confundir el papel de la fuerza con una politización partidista.

Esa línea cambió cuando pasó a retiro en mayo de 1975, tras disidencias con los ministros José López Rega y Adolfo Savino, y fue reemplazado por el teniente general Alberto Numa Laplane, que propugnó el "profesionalismo integrado" y estrechó más el vínculo militar con el gobierno peronista al asumir el coronel Vicente Damasco como ministro del Interior. Luego, el entonces teniente general Jorge Rafael Videla se distanciaría del poder político hasta precipitar el golpe militar de marzo de 1976.

Producido éste, Anaya fue nombrado embajador en España, lo que lo alejó de la situación política local. En los años 60, había sido agregado militar en ese país, donde obtuvo el diploma de cazador paracaidista.

Hijo de un militar, había nacido en 1922 y egresó como subteniente de Infantería un mes después del golpe de 1943, del que surgiría el protagonismo de Perón y en el cual su tío, el coronel Elbio Anaya –murió a los 99 años en 1986 siendo el decano de los generales–, asumió por unos meses el Ministerio de Justicia.

Leandro Anaya dirigió la Escuela de Tropas Aerotransportadas y fue profesor en la Escuela Superior de Guerra. Ascendió a general en 1969. En los años 80, presidió la Asociación Argentina de Compañías de Seguros. Luego presidió el Círculo Militar y, en 2000, integró allí la comisión que sugirió expulsar al teniente general Martín Balza.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?