Suscriptor digital

Miguel Angel Mori dejó una gran huella en Avellaneda

Murió una de las glorias del equipo de José y bicampeón de América con Independiente en 1964 y 65
(0)
14 de abril de 2009  

Miguel Angel Mori, triple campeón de América, primero con Independiente, en 1964 y 1965 y después con Racing, en el 66 con el equipo de José , falleció ayer en esta ciudad, a los 65 años, como consecuencia de un paro cardíaco. Sus restos fueron velados en Baradero, su ciudad natal, en el Concejo Deliberante, ubicado en San Martín 970, y hoy, a las 10, recibirán sepultura en un cementerio privado de esa localidad.

// // //

"La verdad es que Miguel [por Mori] era un tipo bien de campo. Con mucha simpleza, pero que a su vez se prendía siempre en las bromas y nunca te iba a dejar de dar una mano. Una persona de bien." Las palabras de Humberto Maschio, compañero dentro y fuera de la cancha de Mori en el proceso más glorioso de la Academia en el 66, reflejaron a la perfección lo que transmitía este hombre, que tuvo el privilegio de entrar en la historia grande de Racing e Independiente.

Mori había nacido en 1943 y desde muy pequeño jugaba en Sportivo Baradero. Allí fue donde lo descubrieron, a principios de los 60, un grupo de dirigentes vinculados con los Rojos, que lo llevaron a Avellaneda. Era repartidor de una panadería de la localidad situada a 155 kilómetros de la Capital Federal y distribuía su tiempo entra la pelota y el trabajo.

Su carrera quedó marcada por su paso por la Academia, pero Mori llegó al club desde Independiente, a cambio de José Omar Pastoriza, y en los Rojos también marcó su sello. Cuando desembarcó en Racing, con apenas 23 años, este volante central ya tenía varias consagraciones y varios años como profesional, ya que debutó a los 17 años. A los 21 años ganó la primera Copa Libertadores como jugador de Independiente, y a los 22 jugó 50 minutos de la final de la segunda Copa. "No quería pasar de Independiente a Racing, pero después me enamoré de la Academia", había dicho Mori en una entrevista a un medio de su ciudad. Y a los 23, en el 66, alcanzó lo que ningún otro futbolista tan joven había logrado: ganar tres Copas Libertadores consecutivas, pero en distintos clubes. "Viví a mil por hora esos títulos en tan poco tiempo", recordaba en aquella nota.

No fue fácil para Mori la adaptación a Racing; incluso, estuvo varios partidos fuera del equipo titular de José Pizzuti. Después se convirtió en uno de los hombres importantes y construyó una sólida pareja en la mitad de la cancha junto con Juan Carlos Rulli. "Lo pedí a fines del 65, cuando Racing transfirió al Pato [por Pastoriza] a Independiente. Mori era un cinco metedor y empujaba al equipo", lo recordó Juan José Pizzuti.

Su estadía en la Academia fue corta, pero productiva: jugó 74 partidos y marcó cuatro goles. Ganó el torneo local de 1966, la Copa Libertadores y la Intercontinental de 1967. En el 68 emigró del club y continuó en Newell´s, y más tarde jugó dos temporadas en Audax Italiano, de Chile. Su carrera terminó a los 29 años, por una rotura de ligamentos de la que nunca pudo recuperarse.

La Chancha (apodo que recibió Mori en Independiente) regresó a su Baradero natal para dedicarse casi con exclusividad al manejo de la panadería familiar, y por las tardes descansaba en su campo. En su ciudad fue declarado ciudadano ilustre. En 1995, el Concejo Deliberante lo honró al ponerle su nombre al polideportivo municipal y entregarle la Orden de Baradero.

Se despidió Miguel Angel Mori, un hombre que dejó su huella en Avellaneda.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?