La Presidenta estuvo en la despedida de Forstmann

Viajó a Caleta Olivia para asistir a las exequias de la senadora
(0)
14 de abril de 2009  

CALETA OLIVIA.- La presidenta Cristina Kirchner viajó ayer a esta ciudad para participar de las exequias de la senadora nacional por el Frente para la Victoria Judith Forstmann, que murió el viernes pasado cuando intentaba cruzar en una camioneta el río Barrancoso, en la cordillera de Santa Cruz.

Con escasa custodia, vestida de negro y visiblemente acongojada, la Presidenta participó ayer del velorio y del responso.

No se quedó, en cambio, al entierro, que se realizó pasado el mediodía en el cementerio de esta ciudad. Allí estuvo en representación del Gobierno el presidente del bloque oficialista en el Senado, Miguel Angel Pichetto, que elogió la trayectoria política de Forstmann. "Era una gran trabajadora que se ganó el respeto de sus compañeros. Fue una militante defensora de la causa nacional", destacó el senador, en el cementerio.

El avión presidencial había llegado al aeropuerto General Mosconi, de Comodoro Rivadavia, en el sur de Chubut, a las 9.30.

La Presidenta se subió desde allí al helicóptero de la Prefectura Naval y viajó 90 kilómetros hacia la localidad santacruceña de Caleta Olivia, sitio donde se realizó el velatorio de la senadora.

El helicóptero aterrizó en una explanada frente al mar junto al complejo municipal Ingeniero Knudsen, sitio en el que se realizaba el domingo el velorio de Forstmann. Desde allí se subió a una Traffic que la trasladó 200 metros hasta el gimnasio, donde ingresó casi sin custodios, con un improvisado cordón humano que la rodeaba.

La acompañaban el gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, y el intendente de Caleta Olivia, Fernando Cotillo.

Una visita silenciosa

La Presidenta no se quitó sus lentes oscuros, permaneció en silencio frente al féretro de la senadora y mantuvo una charla íntima con el marido de Forstmann y ex intendente de Caleta, Emilio Papousek, y los dos hijos del matrimonio.

A las 10.30, participó del responso, que estuvo a cargo del padre Juan Luzovec, un amigo personal y confesor de Forstmann. Tras la oración final, Cristina Kirchner se despidió de los familiares directos de la senadora y partió rápidamente rumbo al helicóptero, que la devolvió al aeropuerto donde la esperaba el Tango 01 para continuar su viaje hacia la Capital Federal.

Representantes de las asociaciones vecinales y de casi todas las organizaciones no gubernamentales de Caleta Olivia desfilaron por el velorio. Para la ocasión, también fueron llegando legisladores nacionales y provinciales, el jefe de la Prefectura Naval Mar Argentino Sur y otras autoridades. También estuvieron los integrantes de Militancia Unida, la agrupación que Forstmann lideraba.

Al mediodía se realizó el entierro. En el cementerio, hablaron el senador Pichetto, el marido de la senadora y una amiga, Mercedes Olea.

"Judith tuvo tres grandes amores: la política, Santa Cruz y su familia. A los tres los vivió intensamente", dijo Papousek en la despedida.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?