Suscriptor digital

Una grave lesión de Muñoz castigó a un plantel decaído

Otra inquietud para Ischia: el zaguero sufrió la rotura de ligamentos cruzados de la rodilla derecha
(0)
28 de abril de 2009  

Cuando Ezequiel Muñoz se esforzó anteayer para rechazar la pelota en el área de Boca, con el propósito de anular un avance de Milton Caraglio, de Central, jamás sospechó que en esa acción sufriría una de las lesiones más dolorosas que un futbolista podría tener: rotura del ligamento cruzado anterior y del menisco externo de la rodilla derecha. Así, las lesiones siguen castigando al conjunto xeneize, que en Rosario sumó a dos hombres lastimados: además de Muñoz, Ricardo Noir se fracturó el tercio superior del peroné derecho.

Muñoz, que frente a los canallas fue sustituido en el entretiempo, viajó de Rosario a Pergamino, su ciudad natal, donde permaneció hasta ayer al mediodía, cuando se dirigió al Centro de Diagnóstico Dr. Rossi, en la ciudad de Buenos Aires, para realizarse estudios médicos. Por la tarde, escuchó a los médicos confirmar la grave lesión y rompió en llantos. En los próximos días, el defensor será operado por Jorge Batista y permanecerá inactivo, por lo menos, durante cinco meses.

"Tengo mala suerte..., pero ya está, me tocó y hay que lucharla. Hablé con Ischia y me dio aliento, me dijo que me quedara tranquilo porque soy joven [18 años] y me voy a recuperar bien. Se me vienen días feos, pero no me queda otra. Voy a necesitar a mi familia y espero volver pronto", confesó Muñoz, entre sollozos, antes de abandonar Casa Amarilla.

El joven se destacó durante los partidos amistosos de Boca en el último verano y era una de las opciones preferidas de Ischia para ocupar la defensa cuando Julio César Cáceres o Juan Forlín, los centrales titulares, sufrían contratiempos.

Tito Noir, por otra parte, ayer también estuvo en el mismo predio y fue enyesado. Estará sin jugar durante unos 50 días.

Ante este panorama sombrío, si pasado mañana, cuando reciba a Táchira, por el Grupo 2 de la Copa Libertadores, Boca avanza a los octavos de final, realizará tres modificaciones en la lista de buena fe para la próxima etapa: Gabriel Paletta -recuperado de una rotura de ligamentos en la rodilla derecha-, Alvaro González -repuesto de una lesión en los meniscos de la rodilla derecha- y Cristian Chávez -volvió a jugar tras una fractura en el pómulo derecho- sustituirán a Noir, Muñoz y José María Calvo, recientemente intervenido por una osteocondritis en la rodilla izquierda.

Luego de la derrota 2-0 del equipo alternativo boquense frente a Central, por la 11a fecha del Clausura, en el Gigante de Arroyito, el plantel se entrenó ayer por la tarde con miras al trascendental choque frente a los venezolanos. Si bien el grupo confía en poder avanzar a la próxima etapa de la Copa, el ánimo no es el mejor, porque además de algunas diferencias internas, son conscientes de que el nivel deportivo es regular.

Cáceres, que en el último superclásico se resintió del desgarro que había sufrido en el aductor derecho, tiene pocas chances de actuar frente a Táchira y será reemplazado por Facundo Roncaglia.

Otro referente que ayer no practicó con normalidad fue Sebastián Battaglia, que padece molestias musculares. De todos modos, la presencia del mediocampista en el último desafío de Boca en la zona de grupos no está en duda.

Juan Román Riquelme continúa evolucionando lentamente de la fascitis plantar en el pie derecho, que lo aqueja desde hace varias semanas. El N° 10 ayer caminó varias vueltas alrededor de la cancha principal de Casa Amarilla y luego trotó durante 15 minutos para terminar la jornada con ejercicios en el gimnasio. Román anhela jugar frente a Táchira, pero Ischia no lo quiere arriesgar de ningún modo y lo reservaría para el futuro en la Copa, el único objetivo de Boca.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?