Suscriptor digital

La ex secretaria de Emir Yoma amplió sus acusaciones

(0)
29 de septiembre de 1998  

Las inquietantes declaraciones de la ex secretaria de Emir Yoma, Lourdes Di Natale, en las que involucró en presuntos delitos a importantes funcionarios del Gobierno y hasta al presidente Carlos Menem, recogieron ayer las primeras repercusiones en el oficialismo y la oposición.

Di Natale, que fue empleada hasta hace pocos meses del ex cuñado de Menem, insistió ayer en sus ataques, tres días después de que abrió una serie de contactos periodísticos con una entrevista en la revista Noticias.

En declaraciones a las radios Del Plata y América, afirmó: "Todo lo que digo es la verdad, y no me arrepiento de decirlo, porque es la única forma de estar tranquila".

Di Natale contó que se decidió a hacer declaraciones impactada por las derivaciones de las investigaciones de la muerte del hijo del Presidente. "Me puse en el lugar de madre, cuando me contaron todo lo que habían hecho con el helicóptero".

En su entrevista con Noticias, Lourdes Di Natale había asegurado que el yomagate fue "arreglado" en la Justicia por funcionarios menemistas. En sus declaraciones de ayer, afirmó que conoce detalles sobre lo que ocurrió después del accidente en el que murió Carlos Menem (h.). Además, insistió en que el desaparecido empresario Alfredo Yabrán tenía contactos muy frecuentes con el ex cuñado de Menem y dijo haber visto en la oficina de Yoma al traficante sirio Monzer Al Kassar, al menos en una ocasión.

Tanto Yoma como su ex pareja, el abogado Mariano Cúneo Libarona -a quien también vinculó con varios delitos-, salieron al cruce de la ex secretaria y minimizaron sus afirmaciones acusándola de "loca".

Di Natale aseguró que "en la caja fuerte de la oficina que ocupaban en el octavo piso de Paraguay 577 guardaban los treinta mil dólares que tenía Carlitos (en el momento del accidente) y otras pertenencias suyas". Señaló además a Aurelia Hoffman como testaferro de Yoma.

Aseguró haberse entrevistado en junio pasado con Zulema Yoma para contar los datos que tenía sobre el tema del helicóptero y que la ex primera dama le agradeció lo que hacía "en nombre de Carlitos". Agregó que "a Emir Yoma lo único que lo obsesionaba era cobrar el dinero del seguro del helicóptero".

Dijo también que en las oficinas de Yoma eran visitadas por el desaparecido Alfredo Yabrán y por el traficante de armas Monzer al Kassar. Reiteró que Yabrán le había enviado a Emir Yoma "una caja más grande que las de zapatos llena de dinero".

El impacto político

Por su parte, la candidata presidencial del Frepaso, Graciela Fernández Meijide, consideró "escandalosa" la situación planteada por las declaraciones de la ex secretaria de Yoma. Reconoció que no se puede hacer nada en la Cámara baja al afirmar que "hay un cerrojo" impuesto por el oficialismo.

Luego agregó: "Desgraciadamente vamos a tener que seguir, incluso con un cambio de gobierno, investigando estas cosas".

El secretario general de la Presidencia, Alberto Kohan, sostuvo ayer que será "la Justicia" la que deba determinar la veracidad de las declaraciones de Di Natale. "Algunas cosas no hay que demostrarlas a través de los medios ,sino a través de la Justicia, por lo tanto prefiero que sea la Justicia la que considere eso", expresó.

El ministro de Justicia, Raúl Granillo Ocampo, aseguró haberse "sorprendido" por las explosivas declaraciones de Di Natale. Sin embargo, dijo: "Yo pongo las manos en el fuego por muy pocas personas. Por él no las pongo ni las dejo de poner".

El ministro se preguntó "por qué tantos años para salir (a hablar) y por qué (lo hizo) en este momento", pero dijo que "habrá que analizar con prudencia" las palabras de la mujer.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?