Suscriptor digital

La deportista discriminada pudo al fin recibir su premio

(0)
1 de octubre de 1998  

Dicen que más vale tarde que nunca. Y Elvira Bella coincide con el dicho popular. Hace casi dos años, el 29 de septiembre de 1996, la mujer obtuvo el mejor puntaje en la categoría Fusil Mauser Tendido del 54º Campeonato Nacional de Tiro (FAT), pero no le dieron el premio porque había competido con hombres.

Después de varias instancias legales, la Cámara Nacional en lo Civil confirmó la sentencia de primera instancia que había hecho lugar al amparo presentado por la tiradora.

Ayer, en un acto realizado en el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), la tiradora recibió la medalla y la copa que debería tener en sus manos desde hace más de dos años. Bella estuvo patrocinada por los abogados Hernán Güllco, Mónica Román y Alejandro Carrió, de la Asociación por los Derechos Civiles.

"Es novedoso que la Federación Argentina de Tiro consintió expresamente el fallo y presentó un escrito donde dice que, en acatamiento al fallo dictado, consignaba la medalla y hacía saber que había modificado sus registros y que la campeona de 1996 fue ella", dijo Carrió a La Nación .

En su fallo, la Cámara Nacional en lo Civil explicó: "La posición que asumió la Federación Argentina de Tiro es carente de toda razonabilidad, ya que no obstante reconocer que la señora Bella obtuvo una marca superior a la de los restantes participantes, pretende otorgarle el título "Dama Mejor Clasificada", mención que también hubiera obtenido con la última puntuación." Idas y venidas El 9 de febrero último, la jueza Ana Inés Sotomayor, de la Cámara Civil, condenó a la FAT a coronar a Bella por entender que no se la había premiado porque era mujer. Pero la sentencia fue apelada y la tiradora no recibió ningún premio.

El último 24 de julio, la Sala D de la Cámara falló nuevamente en su favor y confirmó que fue discriminada cuando la FAT no le reconoció su legítimo derecho. En su segunda apelación, la federación sostuvo que no existió discriminación alguna y alegó que se había cumplido con el reglamento.

El hecho dejó sus huellas en la tiradora. Aunque dijo estar contenta, la discriminación le quitó las ganas de participar en otras competencias. "Estoy contenta porque el caso ya no irá a la Corte, pero no recibí la medalla de manos de las autoridades de la FAT y eso me amarga", expresó Bella a La Nación .

En la FAT no se mostraron muy felices con el nuevo fallo. "Es un premio que se entrega porque el juez así lo dictaminó, pero no entra en nuestro reglamento", reconoció Teófilo Tetterl, secretario de la federación.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?