Suscriptor digital

Los armenios sean unidos

En busca de sus raíces culturales, los hermanos Santiago -director de orquesta- y Sergio -guitarrista del grupo Los Natas- unen fuerzas creativas
(0)
12 de mayo de 2009  

"Lo que nos une con la sangre armenia es no querer llegar a ser un intérprete, un director o un compositor, sino ser más como un soldado de la música, estar por la guerrilla misma de poder manifestar la música en cualquier forma, con pasión, y ser un elemento para que la música te pase y la puedas compartir con los demás." La declaración de principios corre por cuenta del hermano menor, Sergio Chotsourian, cantante, guitarrista y compositor del grupo de rock Los Natas.

Sentado a su lado, el hermano mayor, Santiago Chotsourian, compositor y director orquestal y coral entre muchas otras actividades ligadas a la música clásica, asiente orgulloso: "Es así, hacemos esto por una real y profunda necesidad, que tiene una raíz genética y que se traduce siempre que subimos a un escenario, cada uno a su manera."

Las diferentes maneras que los hermanos Chotsourian escogieron para expresarse -la música clásica y el rock- acaban de unificar sus caminos y, al parecer, será difícil volver a separarlos.

Como siempre, todo comenzó con un juego inventado por el hermano menor. Luego, el mayor se sumó casi por obligación y, enseguida, lo convirtió en un juego nuevo, con más riesgo, que permite que ahora los dos se diviertan juntos y piensen hasta dónde los llevará.

"Para arrancar lo involucré a mi hermano sin preguntarle -cuenta Sergio-. Más que nada porque de chiquito, mi primera relación con la música fue gracias a él. Leíamos los cuentos de Dailan Kifki, de María Elena Walsh y le poníamos música: él me hacía el piano, yo tocaba la flauta, y lo grabábamos en casetes. Todavía debo tener alguno por ahí, nos llamábamos el dúo De-dos y ya tenía su vuelo, con toda la locura musical de Santiago y yo tirando notitas. Ararat se trata de lo mismo."

Ararat es el nombre del monte devenido símbolo de la identificación armenia -comunidad que el 24 de abril pasado recordó el 94° aniversario del genocidio de su pueblo-. Y Ararat es también el nombre que eligieron los hermanos Chotsourian para su proyecto musical conjunto, que ya tiene un simple editado en formato vinilo, un disco en posproducción y un debut en vivo en el horizonte.

"Había empezado a investigar un poco con música incidental -continúa Sergio, ante la mirada atenta de Santiago, ambos sentados en la renovada sala de conciertos del Centro Armenio, ubicado en el corazón de Palermo- y se me ocurrió volcar cosas de Santiago que tenía en el diario musical, que había grabado cuando tenía quince años. A partir de esa melodía, hice un montaje musical, desde el sonido, desde las cosas más simples del instrumento, y así salió la primera pieza «Gitanos». Justo estábamos terminando de producir el disco de Los Natas [ver aparte] y uno de esos temas de Ararat, «Dos Horses», terminó entrando como cierre del álbum. El disco de Ararat se va a editar en todo el mundo, en un par de meses, por un sello norteamericano, Meteor City, que es el mismo que editó el primer tema de Los Natas como parte de un compilado, allá por 1995. Y la idea es hacer un tema el 21 de este mes, como parte de los conciertos de reinauguración de esta sala."

-Suena a que estuviste trabajando en un laboratorio sin parar.

Sergio: - Sí, algo de eso hubo. Pero más que nada fue porque tenía ganas de hacer algo con él y como no tenía tiempo, en cierta forma lo obligué.

-¿Tu acercamiento a la música es tan intenso como el de tu hermano?

Santiago: - En cuanto a la intensidad del laburo, sí, pero en vez de meterme en un estudio, lo hago en el vivo, con los cantantes del octeto con los que estoy trabajando ahora. Ese impulso que tiene Sergio es un impulso sanguíneo, que atraviesa lo genético de la misma forma que lo hacía cuando nos poníamos a inventar música para Dailan Kifki. En la medida en que fuimos creciendo y madurando, la misma sangre nos ha puesto ante una necesidad de expresión, de grito, de crear una representación musical que tiende a lo borroso, a lo visceral.

Sergio: - Para mí pasa por algo espiritual, ancestral o como quieras llamarlo. Venimos de dos familias que vienen de la guerra, de mucho sufrimiento. Muchas cargas que siento de batallas por librar o injusticias, yo las libero a través de la música. Se convierte en una necesidad total, de ir al estudio o a tocar en vivo y descargar. Y él, cuando dirige, también tiene esa cosa de catarsis.

Santiago: -Sí, la última crítica que hicieron en LA NACION del festival Amadeus, decía "el enérgico director".

El mayor de los Chotsourian, ex director de estudios musicales del Teatro Colón, actual director artístico de la radio Amadeus 103.7 y director a cargo de los conciertos de música clásica A cielo abierto , que anualmente convocan multitudes, será el encargado de la reapertura de esta sala, con la excusa de celebrar el 70º aniversario de la Catedral San Gregorio El Iluminador, el 21 de este mes. "Junto con Oscar Araiz, con quien estoy trabajando en varios proyectos, nos llamaron para apadrinar la sala y estamos armando un espectáculo con Lidia Borda, sobre una película muda, Perdón viejita , de José Agustín Ferreyra."

-¿Y Los Natas en el Centro Armenio para cuándo?

Sergio: - Bueno, no creo que dé para tanto. Me van a sacar el «ian» del apellido.

Santiago: - No, todo lo contrario, los armenios siempre han sido muy abiertos. Así como son abiertos con cómo se relacionan con la Argentina, también son muy abiertos en relacionarse con géneros musicales. Hay una banda metálica armenia que es tremenda y de la que están proyectando un documental [ver aparte].

Sergio dice que antes de grabar cada disco de Los Natas le muestra a Santiago los demos para que lo aconseje. Santiago asegura que el universo de Los Natas y su trabajo como director musical "se unen en la coralidad" y que, en ambos casos, "la nitidez no es tan importante como la textura".

-¿Y la religión? ¿Cómo se vincula con su música?

Santiago: - Este estilo, llamale confuso o coral, es una búsqueda de aproximarse al misterio, porque la verdad está más en lo misterioso que en lo plano. El que dice la tengo clara, no entiende nada, y el que está más cerca del misterio y reconoce que la vida es algo menos fácil de agarrar, está mejor con la vida. Nosotros estamos más inclinados hacia eso y puede ser considerado una actitud religiosa, que se condice con la Armenia de la que venimos. Además, hay otra cosa de lo religioso, que es generar reuniones. Las reuniones de Los Natas son toda una experiencia, parecida a la que podés ver en una iglesia bautista en los Estados Unidos, todos en trance cantando spirituals . Y los Amadeus a cielo abierto, con 250.000 personas y los pétalos cayendo sobre sus cabezas mientras cantan los coros, también son reuniones muy horizontales. Más que espectáculos, lo que hacemos son reuniones y esa idea de reunión, lo podamos admitir o no, tiene un carácter litúrgico.

Sergio Chotsourian

  • Desde hace quince años, es el cantante y guitarrista de Los Natas, el trío de rock argentino que logró primero su reconocimiento en los Estados Unidos y en Europa, donde se lo consideró uno de los pioneros del stoner rock. Además, acaba de editar un EP en formato vinilo que incluye a sus dos proyectos paralelos: Ararat, junto con su hermano Santiago, y Solo Dolor, banda metalera que formó con el productor Billy Anderson, el ex V8 Gustavo Rowek y el ex Massacre José "Topo" Armetta (más información en www.natasrock.com ).
  • Santiago Chotsourian

  • Es licenciado en composición, dirección orquestal y dirección coral de la Universidad Católica Argentina. En 2001, fue designado director de música y danza de la Nación. Entre 2002 y 2004, fue director de estudios musicales del Teatro Colón y fue fundador y director durante dos años de la FM Clásica Nacional. El año pasado, musicalizó el documental Expedición Argentina Stoessel y, entre muchas otras actividades, actualmente es director artístico de la radio Amadeus 103.7 y director a cargo de los conciertos A cielo abierto.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?