Suscriptor digital

García Lorca, recuperado en plenitud

La sombra de Federico sube a escena esta noche; el texto recupera el espíritu del poeta y explica su tragedia
(0)
15 de mayo de 2009  

"El crimen fue en Granada" escribió Antonio Machado en referencia al fusilamiento de Federico García Lorca en 1936. Pocos días antes de su muerte se había producido en España el alzamiento militar contra el gobierno republicano, y esa muerte, que todavía hoy no tiene responsables, es el punto de partida de una nueva producción que hoy estrena el San Martín.

La pieza fue producida por dos autores, el argentino Eduardo Rovner y el español César Oliva. En La sombra de Federico , tal el título de la obra, los dramaturgos recuperan el espíritu del poeta y lo traen hasta este presente. El mismo tratará de explicitar las causas de su tragedia.

El elenco está integrado por Fabián Vena, Graciela Dufau, Luis Campos, Aldo Barbero, José María López, Néstor Caniglia, Héctor Nogués, Sebastián Richard, Omar Kühn, Marcelo Melingo, Juan P. Carrasco, Eduardo Arias, Graciela Muñiz y el grupo de Titiriteros del Teatro San Martín. La dirección correrá por cuenta de Hugo Urquijo y Adelaida Mangani. Si bien es la primera vez que ambos creadores comparten el mismo rol, desde siempre estuvieron conmovidos por la obra de Federico García Lorca. Adelaida recuerda que su madre le cantaba de pequeña algunas canciones extraídas de piezas del poeta y que, luego, ella se las cantó a sus hijos, y Urquijo expone una profunda preocupación por hacer hincapié en la muerte violenta del creador granadino: "La gran pregunta de la obra es «¿por qué me mataron?». Este gran enigma ahora, después de tantos años, puede arrimar una hipótesis muy política. Fue obviamente un crimen político, y eso asoma en toda la investigación que, desde Ian Gibson para aquí, se ha hecho. Pero nadie lo asume, el cuerpo no fue entregado y permanece en una fosa común. Nadie se hizo cargo ni se responsabilizó. Creo que ese acto fue doblemente criminal, porque cuando se desata el golpe militar asesinan a ese inocente además, y cuando se asesina a un inocente se instala el terror. Eso fue el crimen de Lorca".

Extrañamente o no, el proceso de trabajo con este texto se inició en días en que el juez español Baltasar Garzón solicitaba la exhumación del cadáver de la fosa común en la que, supuestamente, permanece enterrado. "Ha sido extraño este proceso -comenta Mangani- porque los argentinos conocemos estas cosas, nos resuenan mucho. Aquí también atravesamos cuestiones similares, las discutimos y sabemos de qué estamos hablando."

¿Por qué en esta puesta los títeres ocupan un lugar junto a los actores? Porque en ella se mezclan de continuo el mundo real y el onírico. "Esta complejidad de planos - explica Urquijo- permite la incorporación de títeres porque, además, en la estructura del texto hay representación dentro de la representación, con lo cual asoma una gran libertad para contar y contar con títeres."

Los títeres y los objetos aparecen acompañando ese mundo de evocaciones de Federico que llega a preguntar por su suerte y va recordando poemas, fragmentos de sus obras dramáticas. "Como si cada uno de esos momentos hubiera sido un presentimiento del final de su existencia", agrega Mangani.

A lo largo de la escenas los espectadores se encontrarán con un Lorca muy vital y también con sus personajes, con seres que lo acompañaron en su vida, como su padre, amigos o los integrantes de la familia Rosales, quienes lo cobijaron cuando llegó de Madrid a Granada, en la creencia de que no iba a ser descubierto en esa casa. "Qué sentido tiene hacer arte en un momento como éste, tan trágico del mundo", dirá Federico en la obra.

Para agendar

La sombra de Federico, de Eduardo Rovner y César Oliva, dirigida por Hugo Urquijo y Adelaida Mangani.

Teatro San Martín, Corrientes 1530, de miércoles a domingos, a las 20. $ 35. Miércoles, día popular, $ 20.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?